Notimex

La marca de helados Danesa 33, la cual vivió sus mejores momentos en la década de los 80 del siglo anterior, busca enamorar otra vez a los consumidores mexicanos con sus nuevos productos y una imagen renovada.

En entrevista con Notimex, el senior Brand Manager de Danesa 33, Erik Vega Viveros, dijo que se trata de una marca que aún tiene mucho futuro por delante, puesto que los mexicanos de generaciones anteriores la conocen bien y ahora busca llegar a los jóvenes.

Danesa 33 surgió en Lagos de Moreno, Jalisco, en donde se logró posicionar entre el gusto de los consumidores, hasta que finalmente la compañía Suiza Nestlé puso su mirada sobre ellos y la compró en 1988.

Posteriormente, con la venta de la división de helados de Nestlé a Grupo Herdez, la cual incluye una licencia para operar la marca Danesa 33 a largo plazo, se detectó que es un segmento con potencial de crecimiento por lo que hicieron un relanzamiento.

“El año pasado empezamos con un formato en botes de litro para tiendas de autoservicio, además de promoción en redes social para atraer a los jóvenes, pero este año decidimos ampliar el catálogo con conos, copas, paletas y botes de otras medidas”, destacó.

De igual forma, explicó que ampliaron el canal de ventas a las “tienditas de la esquina”, de conveniencia y cadenas de farmacias para compartir los congeladores de helados Nestlé, por lo que hoy están ubicados en prácticamente 60 mil de puntos de venta.

“La aceptación entre los canales de distribución ha sido buena, porque gran parte de los tenderos ya conocían la marca, aunado a que les parece una opción adicional a lo que ya tenían en sus congeladores para atraer a nuevos consumidores”, resaltó Vega Viveros.

“No queríamos encasillarnos en algo vintage que tuviera poco futuro -agregó- sin embargo resulta positivo ya que la nostalgia es algo que nos trae buenas credenciales con las generaciones mayores, y nos avala como una marca de helados en la actualidad”.

Sobre los nuevos productos de Danesa 33, señaló que si algo caracterizó a la marca en los años 80 fue tener sabores diferenciados, tales como chicle o café, los cuales en aquella época eran muy distintos a los que existían en el mercado.

Por lo que ahora regresarán con ese mismo concepto mediante opciones como Birthday Cupcake, que sabe a pastelillo de vainilla; Bañan Split Heaven, el cual retoma el sabor de este emblemático postre o Purple Twist, una combinación de uva y vainilla, por mencionar algunos.

Por otra parte, el senior Brand Manager de Danesa 33 comentó que este año el objetivo de la marca es llegar a los consumidores a través de los canales tradicionales, pero “hay todo un mundo de oportunidades en el mundo de las heladerías, por lo que no descartamos en un futuro contar con nuestros propios puntos de venta”.

Y es que el mercado de los helados en México registra un crecimiento anual de 6.0 por ciento por año, “sin embargo cuando se compara con el crecimiento de la población, no necesariamente crece el consumo per cápita, por lo que aún falta mucho por hacer”.

En ese sentido, apuntó que el consumo de helado per cápita del mexicano es de 2.2 litros al año, pero en Estados Unidos es de 20 litros por persona, y en los países nórdicos es de 30 litros, mientras que en Chile es de casi siete litros.

Otro de los mitos es el contenido calórico de los helados y su proporción de azúcar añadida, destacó Erik Vega, “pero nuestros productos no rebasan los límites calóricos establecidos por la ley por lo que pueden incluirse dentro de los límites de una dieta balanceada”.