Francisco Velázquez

Aunque no precisó el nivel en que disminuyeron los casos de intoxicación por consumo de mariscos en la temporada de Cuaresma, el secretario de Salud y coordinador general de los Servicios de Salud del estado de Querétaro, Alfredo Gobera Farro, informó sobre una reducción “importante” en la incidencia de estos casos en la entidad.

En entrevista, el responsable de las políticas en materia de salud en el estado destacó que esto se debió a un mayor compromiso por parte de la población para comprar, preparar y consumir productos del mar; así como de los establecimientos que venden mariscos en su proceso de elaboración, quienes, reconoció, han tomado las medidas necesarias para evitar problemas de salud entre los consumidores.

“No tengo el número preciso (de intoxicaciones), pero también fueron mucho menores que el año pasado y esto ha sido una combinación de varios factores. Ha sido porque la población ha tomado mucho mayor compromiso qué comer, cómo comer, dónde comprarlo, cómo prepararlo; y las propias empresas para llevarlas a cabo en los restaurantes y marisquerías, quienes venden alimento preparado, cocido o crudo, han tomado las debidas precauciones”, destacó.

Gobera Farro mencionó que cuando se presenta una alerta sanitaria al respecto, ésta se les hace llegar a los encargados de procesar y vender este tipo de alimentos, con el propósito de que antes de que lleguen al consumidor sean retirados. Añadió que en la actualidad los restaurantes y toman las medidas precautorias para no ofrecer productos del mar que se encuentren en veda.

“Adicionalmente a ello estamos haciendo labores de información a todas las empresas para que tengan las precauciones o las medidas preventivas para cuando lleguen al consumidor final”, abundó.

El funcionario mencionó que durante la Semana Santa no se reportaron clausuras o sanciones a establecimientos por no contar con medidas de higiene; no obstante, expuso que se decomisaron aguas frescas, paletas y lácteos por encontrarse descompuestos.