Líder yihadista en Afganistán muere en ataque afgano-estadunidense

El jeque Abdul Hasib, líder de Estado Islámico en Afganistán (EI-K) murió en un ataque combinado de las fuerzas afganas y estadunidenses en la oriental provincia de Nangarhar, informaron hoy fuentes oficiales.

El general John Nicholson, comandante de fuerzas de Estados Unidos en Afganistán, indicó en un comunicado que el líder extremista fue abatido el pasado 27 abril, junto con otros 35 combatientes, según reporte de la agencia de noticias PAN.

Hasib, quien dirigió el ataque del 8 de marzo pasado contra un hospital militar de Kabul, que dejó al menos 30 muertos y más de un centenar de heridos, pereció en una redada llevada a cabo por fuerzas de seguridad especiales de Afganistán (Kitah Khas), en colaboración con las tropas estadunidense.

“Esta operación conjunta exitosa es otro importante paso en nuestra campaña implacable para derrotar a EI-K en 2017”, subrayó el general Nicholson.

Este es el segundo emir de EI que hemos eliminado en nueve meses, junto con decenas de sus dirigentes y centenares de sus combatientes, agregó el militar  estadunidense en su declaración oficial, emitida este lunes en Kabul.

Durante más de dos años, el EI-K ha emprendido una campaña brutal de lmuerte, tortura y violencia contra el pueblo afgano, especialmente contra los residentes en Nangarhar sur, destacó.

Abdul Hasib también es responsable de ordenar y dirigir la decapitación de varios ancianos locales frente a sus familias y de ordenar el secuestro de mujeres y niñas apara obligarlas a casarse con combatientes del grupo extremista.

“Aplaudo la gran habilidad y el coraje demostrado por nuestros socios afganos”, subrayó Nicholson.

“Esta lucha fortalece nuestra determinación de librar a Afganistán de estos terroristas y traer paz y estabilidad a este gran país. Cualquier miembro de EI que venga a Afganistán enfrentará el mismo destino”, apuntó.

Las fuerzas afganas y estadounidenses lanzaron a principios de marzo pasado una ofensiva contra el EI-K en Nangarhar, en la frontera con Pakistán, que ha permitido la muerte o captura de cientos de combatientes.

La declaración destacó que la ofensiva contra el grupo terrorista continuará al menos durante todo este 2017.

Hasta la fecha, la campaña ha liberado más de la mitad de los distritos que el EI-K tenía bajo su control, lo que ha permitido a cientos de residentes a regresar a sus hogares por primera vez en más de dos años.

El jeque Abdul Hasib fue nombrado líder del EI el año pasado, después de que su predecesor Hafiz Saeed Khan murió en un ataque de un avión no tripulado (drone) estadunidense.