Tiene Querétaro la menor tasa de mortalidad materna del país

El INEGI reporta en sus ‘Estadísticas a Propósito del Día de la Madre (10 de mayo)’ que para 2015, de los 778 fallecimientos durante el embarazo, el parto o el puerperio, 232 (29.7 por ciento) se deben a afecciones obstétricas indirectas

Con 14.9 fallecimientos de mujeres por cada 100 mil nacimientos, el estado de Querétaro presenta la menor razón (tasa) de muertes maternas en el país; dicha cifra, inclusive, se encuentra muy por debajo de la media nacional, que para tal indicador la razón es de 34.6, según cifras al año 2015 del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), la mortalidad materna se define como las muertes de mujeres por complicaciones relacionadas con el embarazo o el parto. Sobre este mismo indicador, el INEGI añade que otros dos estados con la menor razón de mortalidad materna son Quintana Roo, con 20.7 muertes por cada 100 mil nacimientos y Tlaxcala con 20.1.

En contraste, el instituto dio a conocer en sus ‘Estadísticas a Propósito del Día de la Madre (10 de mayo)’, que las entidades para las que se reportó la mayor cantidad de muertes maternas son Chiapas, con una razón de 68.5 y Nayarit, que contabilizó 66.9; por lo que se trata, revelan las cifras, de las únicas con más de 65 muertes.

“La distribución espacial de la muerte materna en México, (…) se presenta con mayor frecuencia en entidades donde la desigualdad y el rezago social están más presentes”, explica el INEGI.

La OMS, mediante una nota descriptiva fechada en septiembre de 2016, recuerda que una de las metas de los Objetivos de Desarrollo Sostenible 3 es reducir la razón de mortalidad materna mundial a menos de 70 por 100 mil nacidos vivos entre 2016 y 2030; tomando como base este número, Querétaro -con la cifra reportada- se encuentra por debajo del límite.

Lo mismo sucede a nivel nacional; toda vez que, en México, según el INEGI, la razón de mortalidad materna pasó de 88.7 defunciones maternas por cada 100 mil nacidos vivos en 1990 a 34.6 en el año 2015.

A nivel mundial, el organismo internacional estimó que, en 2015, 303 mil mujeres murieron a causa de enfermedades y complicaciones relacionadas con el embarazo, parto o puerperio. Calculó que 75 por ciento de las muertes maternas en el mundo se deben a hemorragias graves (en su mayoría tras el parto), hipertensión gestacional (preeclampsia y eclampsia), infecciones puerperales, complicaciones en el parto y abortos peligrosos.

Las principales causas

La misma nota descriptiva de la OMS refiere que la mayoría de las muertes maternas son evitables, puesto que muchas mujeres pierden la vida por complicaciones que se producen durante el embarazo y un número importante de éstas se pueden prevenir o tratar; sin embargo, advierte, también hay dificultades que se registran después de la gestación.

“Otras pueden estar presentes desde antes del embarazo, pero se agravan con la gestación, especialmente si no se tratan como parte de la asistencia sanitaria a la mujer”, expone el documento.

En este sentido, el INEGI reporta en sus ‘Estadísticas a Propósito del Día de la Madre (10 de mayo)’ que para 2015, de los 778 fallecimientos durante el embarazo, el parto o el puerperio, 232 (29.7 por ciento) se deben a afecciones obstétricas indirectas; es decir, enfermedades pre-existentes o enfermedades que evolucionaron durante el mismo, no debidas a causas obstétricas directas, pero sí agravadas por efectos fisiológicos del embarazo.

Revela que los trastornos hipertensivos son la segunda causa de muerte con 21.2 por ciento; seguida por las complicaciones del trabajo de parto y del parto que representan 16.1 por ciento del total de fallecimientos. Por otro lado, continúa, 9.3 por ciento se debe a embarazos terminados en abortos, así como 9.3 por ciento debido a problemas relacionados con el feto y la cavidad amniótica; 8.6 por ciento por complicaciones relacionadas con el puerperio y 5.8 por ciento se relaciona con trastornos del embarazo.

Necesitan atención médica: OMS

El organismo internacional sostiene que las mujeres pobres de zonas remotas son las que tienen menos probabilidades de recibir una atención sanitaria adecuada.

En aquellos países con ingresos elevados, indica, las mujeres tienen como mínimo cuatro consultas prenatales y reciben atención posnatal.

Enlista que factores como la pobreza, la distancia, la falta de información, los servicios inadecuados y las prácticas culturales forman parte del grupo de factores que impiden que las mujeres tengan atención durante el embarazo y el parto.

Por ello, recomienda que para mejorar la salud materna hay que identificar y eliminar los obstáculos para el acceso a los servicios de salud.