Margarita Zavala, las televisoras y las telenovelas

El 1 de diciembre de 2018 tomará posesión el próximo presidente de México y se especula que las principales televisoras estén mandando, a través de dos telenovelas, la señal de que Margarita Zavala es quien debería ocupar la silla presidencial. Me refiero a ‘ La Candidata’ , de Televisa, que terminó su ciclo en febrero, y ‘ La Fiscal de Hierro’ , de TV Azteca, que actualmente se transmite.

El sugerente argumento es planteado en el número más reciente de la revista Zócalo, en un artículo de Guillermo Orozco, uno de los más sobresalientes investigadores de la comunicación en México y toda Latinoamérica.

En lo que a ‘ La Candidata’ respecta, ésta fue parcialmente grabada en edificios gubernamentales y su personaje principal, al igual que la esposa de Felipe Calderón, aspira a convertirse en presidenta de México. Más que una simple coincidencia, a Orozco le parece que se trata de una orquestación “conscientemente planificada” por parte del consorcio televisivo.

Como pude constatar, en la página web de Televisa se describe al personaje de la candidata como una mujer “de sólidos principios, inteligente, leal y sensible a las necesidades de los demás…una líder natural [y] democrática…”, términos que bien podrían ser usados para describir a Margarita si se convierte en candidata oficial al máximo cargo.

En ‘ La Fiscal de Hierro’ , la protagonista es una mujer que busca con incansable determinación la procuración de la justicia. Iliana Fox, intérprete del papel, estima que este melodrama nos hace pensar que aún es posible “un México sano, un México grande, un México sin violencia, un México que no tenga impunidad”. Si bien todos quisiéramos lo mismo, no deja de resultar sospechoso que TV Azteca recurra a este tipo de retórica apenas un año antes de las elecciones.

Con similar entusiasmo, Álvaro Cueva, crítico televisivo del diario Milenio, ensalza a la televisora del Ajusco por tan “preciosa” y “genial” telenovela (¡no exagero, así la describió!). Y además pontifica: “Estamos hablando de una mujer, de un personaje valiente, de valores, de hacer lo correcto, de creer en la justicia, de promoverla”.

¿Dónde está su dignidad, señor Cueva? ¡Una cosa son los mensajes sociales positivos, y otra, la melcocha! Cierto, un personaje femenino asertivo y poderoso resulta 100 veces mejor que el consabido de la mujer abnegada, pero no confundamos la realidad con los buenos deseos.

Nunca he sido afecto al ‘ sospechosismo’ , pero en este caso comparto la suspicacia del doctor Orozco, a quien tengo el privilegio de conocer en persona. Autor de varios libros sobre comunicación y medios, este ejemplar mexicano obtuvo su doctorado en la Universidad de Harvard y pertenece a la Academia Mexicana de Ciencias y al Sistema Nacional de Investigadores.

¿Por qué recurrir al melodrama televisivo en estos tiempos políticos? Por una sencilla razón: las telenovelas siguen siendo el vehículo preferido de ficción en la pantalla chica, sobre todo entre mujeres de clase media y media baja de 35 a 49 años de edad, según estima el Observatorio Iberoamericano de la Ficción Televisiva. Y este sector, bien lo saben las televisoras y los partidos políticos, representará un número considerable de votos en el 2018.