Sistemas de escaneo y grabación, cableado nivel militar; especificaciones del equipo de espionaje adquirido en Querétaro  

El equipo, denominado “CSV vehículo de comando y seguimiento-equipamiento especial”, fue comprado con recursos federales provenientes del Subsidio de Apoyos a Entidades Federativas en materia de Seguridad Pública, mediante el procedimiento de adjudicación directa SA-922011997-N31-2012.

0
773

Desde hace casi dos años, se supo y fue público que en 2011, el gobierno estatal había adquirido un equipamiento para operaciones de campo, que sería instalado en un vehículo para la Unidad Estratégica de Combate al Secuestro (UECS), el cual fue solicitado por la entonces Procuraduría General de Justicia del Estado de Querétaro.

De hecho, la semana pasada -en medio del escándalo que provocó el reportaje del New York Times sobre las intervenciones telefónicas a periodistas y activistas en el país mediante un software que solo puede ser adquirido por los gobiernos para enfrentar al crimen- el secretario de Gobierno del estado de Querétaro, Juan Martín Granados Torres, aseguró que la unidad con sistema de radiocomunicación y supuesto equipo de espionaje que recibió el actual Gobierno Estatal en el proceso de entrega- recepción no ha sido utilizada debido a que la tecnología que requiere implica un costo que la actual administración no pretende realizar.

El equipo, denominado “CSV vehículo de comando y seguimiento-equipamiento especial”, fue comprado con recursos federales provenientes del Subsidio de Apoyos a Entidades Federativas en materia de Seguridad Pública, mediante el procedimiento de adjudicación directa SA-922011997-N31-2012.

El 28 de agosto del 2012, el Director de Servicios Administrativos de la PGJ, Tranquilino Sotelo Maya, solicitó la adquisición del equipamiento; el plazo de entrega fijado en el contrato fue de 120 días, “debiendo quedar instalados, funcionando y habiéndose efectuado la capacitación al personal de acuerdo a las necesidades y a satisfacción del área requirente”. El vehículo debía ser entregado en la Dirección de Investigación del Delito, ubicado en las instalaciones de la PGJ.

La adjudicación directa de este contrato a EYETECH SOLUTIONS, S.A de C.V. cuyo Director General era Yaniv D. Zangilevitch, de origen israelí, fue autorizada el 20 de septiembre de 2012, por el Comité de Adquisiciones de la Oficialía Mayor del Poder Ejecutivo.  De acuerdo con la solicitud, no existían proveedores – además del propuesto-que proporcionara los equipos solicitados por tratarse de “distribuidor autorizado y exclusivo para el Estado (…)”.

El techo presupuestal a afectar fue de un monto total de 2 millones 700 mil pesos proveniente del Subsidio para el Otorgamiento de Apoyos a las Entidades Federativas en materia de Seguridad Pública (PROASP) 2012 dentro del programa “Instrumentación de la Estrategia en el Combate al Secuestro”.

Sin embargo, y según consta en diversas facturas, el gobierno estatal compró -el 22 de junio de 2011- al Corporativo Bina, S.A. de C.V. dos equipos analizadores de espectro y redes inalámbricas, por los cuales pagó 15 millones 900 mil pesos. El contacto para esta compra fue precisamente el Director General de EYETECH SOLUTIONS, Yaniv D. Zangilevitch.

En su portal de Internet, EYETECH SOLUTIONS, describe que “ETS es un Integrador Global de Soluciones de Protección y Seguridad, líder en elaboración y ejecución de proyectos complejos para clientes del sector Gubernamental y Privado”; y que sus áreas de operación son: Seguridad Nacional, Seguridad Pública, Seguridad Cibernética, Entidades de Procuración de Justicia, Centros Penitenciarios, Servicios Periciales y Ciencias Forenses, Infraestructura Crítica y Telecomunicaciones y Transporte.

De acuerdo con el resguardo de activos de la Dirección patrimonial del gobierno estatal en la Procuraduría General de Justicia, dicho equipo se encontraba en poder de la PGJ.

En octubre de 2015, el procurador (ahora Fiscal General del Estado) Alejandro Echeverría Cornejo, dio a conocer que durante la entrega-recepción les había sido entregada una camioneta con equipo que pudo ser utilizado para espiar, aunque subrayó que no había registro de órdenes judiciales que hubieran autorizado dichas acciones.

 

Hackin team…

El dirigente nacional del PAN, Ricardo Anaya exigió el jueves pasado- en entrevista en Aristegui Noticias –que el gobierno federal informe qué agencias del gobierno mexicano han adquirido el software Pegasus, o similares, mediante los cuales se ha espiado a periodistas y activistas en el país.

Y es que el queretano señaló que, de acuerdo con especialistas, este no es el único “malware” (código maligno) capaz de realizar intervenciones para obtener información a partir de los teléfonos celulares, y citó el programa Galileo de la empresa Hackin Team, entre otros.

En este contexto, cabe recordar que en julio de 2015 Wikileaks dio a conocer correos electrónicos en los que presuntamente el gobierno de Querétaro contrató los servicios de la empresa Hacking Team, aunque autoridades de la anterior administración lo negaron.

En dichos correos, se mencionó como una de las intermediarias a la empresa Binah Lab, (nombre que resulta similar al que aparece en una de las facturas de la adquisición  del equipo de espectro y redes inalámbricas por parte del gobierno estatal: Corporativo Bina.)