Canadá es el país del TLCAN con más querellas por inversión estatal

En 23 años de vigencia del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), Canadá ha enfrentado 39 querellas comerciales de compañías extranjeras, lo cual representa casi la mitad de las 84 demandas contra los tres países miembros bajo la provisión de inversión estatal.

Canadá ha perdido o liquidado ocho casos y pagado más de 215 millones de dólares en compensaciones, mientras que Estados Unidos no ha perdido ningún caso ni pagado algún monto como indemnización, según Scott Sinclair, investigador del Canadian Centre for Policy Alternatives.

El 60 por ciento de las acusaciones contra Canadá han sido por regulaciones ambientales o por políticas de gestión de recursos, incluyendo regulaciones provinciales en desarrollo de petróleo y gas, así como en parques eólicos, bosques y agua.

“El proceso de renegociación del tratado podría afectar las políticas canadienses, sobre todo en temas como regulación ambiental”, señaló el analista.

Agregó que el estatus de Canadá como el más acusado entre los tres países del TLCAN, será un punto significativo en el arranque de las negociaciones, previstas para mediados de agosto próximo.

“Creo que hay un caso fuerte basado en la evidencia de que hemos sido los perdedores más a menudo”, añadió Sinclair.

Por su parte, David Gantz profesor de la Universidad de Arizona en legislación del comercio internacional, indicó al diario National Post que las provincias canadienses tienen más autonomía que las entidades de Estados Unidos.

Ese factor explica que la mayoría de las querellas han sido contra los gobiernos provinciales de Canadá, más que contra el gobierno federal, de acuerdo con el especialista.

En marzo pasado, Ontario, la provincia más poblada de Canadá, pagó 25 millones de dólares a la empresa Windstream Energy, luego de que un tribunal del TLCAN determinó que la empresa de Indiana había sido afectada por una moratoria del gobierno provincial en parques eólicos marinos en el Lago Ontario.

Gantz estimó que en la renegociación del acuerdo trilateral, Estados Unidos estaría “ansioso” de mejorar los mecanismos de disputa por la inversión estatal.

El presidente estadunidense Donald Trump ha acusado en repetidas ocasiones al gobierno canadiense de subsidiar industrias como la forestal (maderas suaves), lácteos, aeroespacial y petrolera.

Dichas acusaciones han sido rechazadas por el primer ministro canadiense Justin Trudeau y los ministros de Comercio Internacional y Asuntos Globales, quienes afirman que se trata de una acción proteccionista de su socio y vecino del sur.

A principios de mayo pasado, la administración Trump impuso aranceles compensatorios a las importaciones de madera suave canadiense y ha adelantado que hará lo mismo con las importaciones del gigante aeroespacial Bombardier.

Gantz consideró que debe haber una mejoría en el funcionamiento e integración de los tribunales, ya que cuando una empresa presenta una querella contra un gobierno, algunos miembros del mecanismo de arbitraje pueden ver en el hecho una violación, mientras que otros no, lo que hace la decisión impredecible.

Tanto en el recién firmado Acuerdo de Libre Comercio Canadá-Unión Europea (CETA), como en el Acuerdo de Asociación Transpacífica (TPP), Canadá manifestó estar de acuerdo en mejorar los mecanismos de resolución de controversias en inversionistas estatales.

En tanto, una reciente encuesta de Nanos Research mostró que poco más de la mitad de los canadienses está de acuerdo en que Ottawa otorgue ciertas concesiones en las negociaciones del TLCAN, con tal de preservar el libre comercio con Estados Unidos y México.

De acuerdo con la encuesta, aplicada a mil canadienses, el 12 por ciento dijo que Canadá debe mostrarse abierto en las negociaciones, mientras que el 42 por ciento opinó que el país podría hacer algunas concesiones para preservar el acuerdo trilateral.

Cuatro de cada 10 canadienses, es decir el 31 por ciento, cree que Ottawa debe mantenerse de alguna forma “cerrado” y el 10 por ciento cree que debe ser “totalmente cerrado” a cualquier tipo de concesión.