Impunidad, un negocio muy lucrativo

0
137

Si me preguntaran sobre cuál de los grandes males que aqueja a nuestro México considero como el más dañino, diría que es la impunidad. Es causa y efecto de la mayoría de las desgracias nacionales.
En materia fiscal es además un negocio muy lucrativo, se vende todos los días (la impunidad) y deja increíbles rendimientos, solo hay que ver a quienes se dedican a hacer negocios con ella. Desde la venta burda de facturas y hasta ‘planeaciones fiscales’ muy sofisticadas, con lo que realmente lucran es con la tremenda impunidad que existe en nuestro país.
Quienes deciden entrar al juego quizá acaben convencidos de que los argumentos jurídicos del ‘planeador’ fueron extraordinarios, imbatibles, incluso comenzarán a presumir de lo hábiles que han sido; la realidad en muchos casos es que la ‘estrategia’ carecía de toda lógica y que de haber sido detectada por la autoridad no hubiera soportado ni el primero de los soplidos.
Y si, seguramente esto existe en todos los países, pero cuando no se le pone un freno, cuando el temor de ser sancionado es casi inexistente, la mala práctica prolifera y proliferan los descubrimientos jurídico-científicos de los hábiles ‘fiscalistas’. Claro, peor aún cuando la corrupción es parte de la ecuación, sobran los rumores de que los ‘hábiles fiscalistas’ son muchas veces funcionarios del SAT.
La buena noticia es que las nuevas herramientas tecnológicas con las que cuenta el SAT están, creo yo, comenzando a modificar estos patrones, la percepción de riesgo va en aumento y la capacidad de detección de la autoridad ni se diga, la factura electrónica les da en segundos información que antes conseguían en años de auditorías.
Adicionalmente, la histórica batalla entre el Fondo y la Forma comienza a decantarse por el Fondo, algo que en mi opinión era ya urgente. Anteriormente, la documentación soporte de una operación era más importante que su existencia misma, operaciones reales con errores en la factura eran rechazadas y operaciones fabricadas (inventadas) con una factura impecable eran indestructibles.
El panorama luce prometedor, la recaudación en su máximo histórico y la evasión en su punto más bajo, el combate a estas prácticas comienza a dar frutos, esperemos que en la batalla no se cometan abusos y no paguen justos por pecadores.

Hasta la próxima semana. @Pacoceb