Gobernador de Texas declara al próximo domingo como “Día de Oración”

El gobernador de Texas, Greg Abbott, emitió hoy una proclama en la que declara al domingo 3 de septiembre como un Día de Oración en Texas, para rezar por los afectados por el huracán Harvey, así como los rescatistas y voluntarios que han ayudado en esta emergencia.

Abbott firmó la proclama en los terrenos de lo que queda de la Primera Iglesia Bautista en Rockport, que fue destruida por los fuertes vientos del huracán Harvey, la noche del pasado viernes.

Abbott acompañó en el lugar al vicepresidente Mike Pence, quien realizó una visita a Rockport y Corpus Christi, para supervisar los esfuerzos de ayuda a las miles de personas afectadas por Harvey en el sureste de Texas.

“Todos sabemos una cosa, y es que no hay una tormenta tan dura como la resistencia de Texas (…) Volveremos a levantarnos y reconstruiremos esta gran ciudad y las áreas afectadas en todo el estado de Texas”, sostuvo el gobernador.

“A medida que nos reunimos hoy aquí en esta iglesia, es importante que recordemos que el mayor poder que existe es el poder de Dios, y la forma en que Dios puede tocar y mover todas nuestras vidas”, añadió.

Abbott destacó que “muchos texanos vinieron al rescate de otros texanos, y fue el poder de Dios lo que sacó a la gente del agua y literalmente la salvó”.

“Creo que es muy importante que yo emita y firme una Proclama Gubernativa de Texas hoy aquí (…) Por el poder que me ha sido otorgado como gobernador del estado de Texas, declaro este domingo, 3 de septiembre, como Un día de oración en Texas”, apuntó.

El gobernador texano explicó que el próximo domingo será un día para orar por todos los afectados por el huracán Harvey, incluyendo los rescatistas y el personal de los servicios de emergencia y voluntarios que están ayudando a los damnificados.

“Oraremos independientemente de qué fe o iglesia o qué antecedentes pueda tener”, dijo Abbott, quien agregó: “Rezaremos como un pueblo unido para el futuro de este estado y futuro de este país, para la curación y para la esperanza, para la reconstrucción y para la próxima gran generación de texanos”.