SAT, tras la venta de inmuebles

0
816

El SAT cada vez está más bravo, tiene más información y la utiliza mejor. Que yo sepa, este es el primer año en que la autoridad fiscal envía correos (de manera masiva) a los contribuyentes para hacerles ver que omitieron acumular ingresos por la venta de un bien inmueble.

Así es, cuando las personas físicas vendemos un inmueble y no precisamente nos dedicamos a dicha actividad, es decir, no tenemos un negocio de construcción y compraventa de inmuebles, solemos pensar que como el notario nos cobró a lo chino los impuestos correspondientes, dicha operación ya no debe reportarse nuevamente el SAT.

Esta creencia, o quizá el simple hecho de haber olvidado incluir dichas ventas en nuestra anual de ISR, parecía quedar confirmada con el hecho de que la autoridad nunca revisaba que estos ingresos se incluyeran en nuestra declaración de ISR, es más, si bien los notarios las reportaban, el SAT no parecía tener las herramientas informáticas necesarias para detectar las omisiones y así solicitar el debido cumplimiento.

Esto ha quedado en el pasado. En los últimos meses el SAT ha estado enviando, por correo electrónico, amables invitaciones a los contribuyentes para que corrijan su anual de ISR de 2016 incluyendo las enajenaciones de inmuebles omitidas, datos con los que cuenta el SAT y que ahora explota de mucho mejor manera.

Cierto es que los notarios están obligados a calcular el ISR de cada enajenación, retenérselo a los vendedores y pagarlo al SAT por cuenta de ellos, pero el cálculo realizado por los notarios es un cálculo ‘provisional’ y no definitivo como muchos piensan.

Es provisional porque los notarios ignoran el panorama completo del contribuyente, desconocen si reciben ingresos por alguna otra razón (sueldos, honorarios, intereses, etc.) o si efectivamente se trata del único ingreso percibido durante el año. Lo anterior le puede ocasionar sorpresas ‘desagradables’ a los pagadores de impuestos.

Le pongo un ejemplo. Usted recibe un sueldo anual de $600,000.00 (mensual por $50,000.00) y la tasa de ISR que le corresponde ronda el 23 por ciento de sus ingresos, su patrón le retuvo durante el año $138,000.00 de ISR.

Recuerde que el notario desconoce lo anterior (al igual que su patrón desconoce la venta de su inmueble) y cuando usted se le acerca para la escritura de su terreno, el notario determina que la utilidad anualizada por la venta del inmueble es $220,000.00 y, por lo tanto, el ISR que le toca pagar es de un 15 por ciento, unos $33,000.00. Recuerde, los impuestos son proporcionales, paga más quien más capacidad de pago tiene.

Lo cierto es que usted no solo recibió ingresos por un concepto sino por dos y es usted quien tiene la obligación de determinar correctamente su impuesto del ejercicio. En su anual de ISR deberá reconocer que sus ingresos del año ascendieron a $820,000.00 y la tasa de ISR que finalmente le corresponde ronda un 25% por ciento, es decir, unos $205,000.00 y siendo que sus pagos provisionales fueron solo de $171,000.00, en su anual de 2016 debe realizar un pago adicional de $34,000.00.

Que le vamos a hacer, el SAT nunca pierde, o bueno, casi nunca porque existen casos en los que el ISR pudiera resultar a favor, pero que cree, en esos casos el correo amable del SAT nunca llega.

Hasta la próxima semana. @Pacoceb