Certificados de salud mental

0
194

Conducir y manejar un automóvil o autobús del transporte público no era tan complicado como ahora. No solo es necesario ajustar tu asiento a la comodidad y alcance de los pedales, saber cómo se abrocha el cinturón de seguridad, verse las cejas en los tres principales espejos del vehículo y conocer del semáforo, que el rojo es alto total y el ámbar significa ¡písale fuerte! También, se requiere que demuestres un comportamiento amable, honesto y que estés libre de consumo de drogas, legales e ilegales. Estos últimos requisitos parecen ser los más difíciles de cumplir.

Querétaro es y seguirá siendo, a pesar del nuevo Sistema de Transporte Público Metropolitano, una gran ciudad en donde el conflicto entre conductores y peatones es frecuente y cotidiano. Quizás lo dispuesto por las autoridades, de manera acertada, de hacer una valoración psicológica a los conductores como requisito a entregar su respectivo Tarjetón, ayude a mejorar la circulación del transporte público y a contar con conductores de alta calidad.

El problema para conseguir el respectivo permiso es que se debe contar con un Certificado de Salud Mental, el cual puede ser expedido por (creo) el Instituto de Capacitación para el Trabajo del Estado de Querétaro quien, con el apoyo de instituciones educativas, han ofrecido capacitación a más de 15 mil personas. Además de enseñar ‘sensibilidad al cambio, calidez en el servicio, calidad, primeros auxilios médicos, leyes y reglamentos, seguridad e higiene en el trabajo’, se realiza un examen psicométrico el cual da un resultado gráfico de ‘verde, ámbar o rojo’. El resultado válido es VERDE, pues otro color implica remitir al aspirante a un proceso de psicoterapia para ‘curar o mejorar’ sus deficiencias.

Solicitar un Certificado de Salud Psicológica o Psiquiátrica no es muy común.

Muchos aspirantes al mencionado ‘Tarjetón’ deben contar con él y para ello deben tener un nivel adecuado de confianza, un alto grado de honestidad, toma asertiva de decisiones, alto compromiso ético y un respetable comportamiento en valores. Esto implica que el estado emocional de la persona debe ser coherente y congruente con la armonía que se tenga en su grupo familiar y social, así como de su estado de salud física. Mente sana en cuerpo sano. No es de extrañarse que, conociendo el tipo de vida poco saludable de muchos conductores de taxis o autobuses, la demanda de éste Certificado de Salud Mental se incremente en demanda y costo. El problema es que muy pocos psicólogos están capacitados para expedir un documento de estas características y la atención en los servicios institucionales de salud se encuentra saturada.

Muy importante es que el Colegio Estatal de Psicólogos de Querétaro participe en éste programa estatal del Transporte Público Metropolitano y en otros Municipios de Querétaro, para asegurar buenos resultados. Ya ven lo sucedido por conductores certificados de UBER, Cabify y otras compañías privadas en el resto del país. Y a quienes resultaron con indicadores ROJO y ÁMBAR, que puedan integrarse a un taller de formación de habilidades y/o a un proceso terapéutico de 10 sesiones clínico psicológicas.

Si las cosas quieren que salgan bien, solo hay que hacerlas muy bien.