Consumo de alcohol y drogas, desafío en materia de salud: obispo de Querétaro

0
64

Faustino Armendáriz Jiménez, obispo de la Diócesis de Querétaro, afirmó que erradicar la distribución de drogas representa “poner el dedo en la llaga”

El consumo a la alza de alcohol y de drogas en menores de 12 años en la Zona Metropolitana de Querétaro -que reveló el Observatorio Ciudadano de Seguridad del Municipio de Querétaro con su investigación Consumo de Sustancias psicoactivas (CSP) en la juventud zona metropolitana de Querétaro- tiene que ser visto como un desafío en materia de salud pública; toda vez que se trata de ‘focos rojos’ que se tienen que enfrentar, dijo el obispo de la Diócesis de Querétaro, Faustino Armendáriz Jiménez.

Entrevistado después de oficiar la misa por el Día de los Fieles Difuntos en la Catedral de Querétaro -donde pidió por obispos, sacerdotes, religiosas, religiosos, laicos y ex presidentes municipales-, indicó que erradicar la distribución de la droga es “poner el dedo en la llaga”.

“Es lamentable que estos datos duros se manifiesten en nuestro estado. Yo creo que estos no son focos amarillos, sino ya focos rojos para, sobre todo, afrontar y tratar de erradicar la distribución de la droga. (…) Sobre todo que las autoridades correspondientes detecten estos lugares de distribución de droga que ese voxpopuli que se puede conseguir en muchos lugares”, expuso.

Reiteró que la familia es el lugar fundamental para prevenir el consumo de alcohol y drogas, sobre todo desde el testimonio, ya que, puntualizó, “un papá no puede prevenir el alcoholismo si en su casa corren los ríos de cerveza”. En este sentido, añadió que los padres de familia y los maestros deben estar atentos, pues esta problemática se ha acentuado en las escuelas secundarias.

“Lo vemos en los pueblos, en la zona rural; aunque haya una o dos secundarias hay droga. Esto hay que detectarlo y no cerrar los ojos ante el problema. Y esto porque me lo dicen las mismas autoridades rurales”, señaló.

Aunque refirió que el asunto es también una responsabilidad personal y familiar, sostuvo que “también es cierto que hay autoridades que tienen la custodia de la salud pública y eso es lo que hay que reflexionar”.

Caso de Dafne debe profundizarse: obispo de Querétaro