Se beneficia delegado del ISSSTE con Seguro Popular

El funcionario, además,  no paga cuota alguna; lo cual está reservado a quienes tienen incapacidad económica para hacerlo  

0
757

A pesar de que uno de los requisitos para inscribirse en el Seguro Popular es el no ser beneficiario de ninguna otra institución que brinde seguridad, el delegado en Querétaro del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), Sergio Alberto Isaías Blanca Álvarez, se afilió a este; sin tener –además- que pagar cuota alguna.

Según consta en la póliza de afiliación, con el número de folio 2217891750, la validez de esta es del 21 de julio del 2017, al 20 de julio del 2020; y el funcionario federal está adscrito a la unidad médica de Pedro Escobedo.

Blanca Álvarez, de acuerdo con la información publicada en el portal de transparencia del gobierno federal, es un trabajador de confianza; el puesto que ocupa es “Delegado B”. Su percepción bruta mensual es de 99 mil 328.29 pesos (conformada por un sueldo base de 21 mil 766.22 pesos, y una compensación garantizada de 77 mil 562.07 pesos).

Goza de las siguientes prestaciones de seguridad social: ISSSTE  (8.525% sueldo base); FOVISSTE (5% sueldo base); SAR (2% sueldo base); de salud (2.75% sueldo base); de riesgos de trabajo (0.625% sueldo base); de invalidez y vida (0.625% sueldo base); servicios sociales y culturales (0.5% sueldo base) y retiro por cesantía en edad avanzada y vejez (4.025% sueldo base).

De acuerdo con el Artículo 77 bis 7 de la Ley General de Salud, “Gozarán de los beneficios del Sistema de Protección Social en Salud las familias cuyos miembros en lo individual satisfagan los siguientes requisitos: (…) II. No ser derechohabientes de la seguridad social”.

Asimismo, sobre las cuotas familiares, esta misma ley señala que “Los beneficiarios del Sistema de Protección Social en Salud participarán en su financiamiento con cuotas familiares que serán anticipadas, anuales y progresivas, que se determinarán con base en las condiciones socioeconómicas de cada familia, las cuales deberán cubrirse en la forma y fechas que determine la Secretaría de Salud, salvo cuando exista la incapacidad de la familia a cubrir la cuota, lo cual no le impedirá incorporarse y ser sujeto de los beneficios que se deriven del Sistema de Protección Social en Salud. Las disposiciones reglamentarias establecerán los lineamientos para los casos en que por las características socioeconómicas de los beneficiarios éstos no aportarán cuotas familiares”.

Aclara, también, que “Para la determinación de las cuotas familiares se tomarán en cuenta las condiciones socioeconómicas de los beneficiarios, mediante la aplicación de un instrumento estandarizado fijado a nivel nacional por la Secretaría de Salud, el cual permitirá ubicarlos en el estrato adecuado”.

Entre las obligaciones de los beneficiarios está el proporcionar -de manera fidedigna- la información necesaria para documentar su incorporación al Sistema de Protección Social en Salud y para la definición del monto a pagar por concepto de cuota familiar.

Incluso, la ley  advierte que “Se cancelarán los beneficios de la protección social en salud y la posibilidad de reincorporación, cuando cualquier miembro de la familia beneficiaria: (…) III. Proporcione información falsa sobre su nivel de ingreso en el estudio socioeconómico para determinar su cuota familiar y sobre su condición laboral o derechohabiencia de la seguridad social”.