Departamento de Justicia de EEUU bloquea fusión de AT&T y Time Warner

0
208

Desde su campaña electoral, Donald Trump amenazó con impedir la compra de Time Warner, propietaria de la cadena internacional de noticias CNN, por parte de AT&T

A un año de que se anunciara la compra del conglomerado de medios de comunicación Time Warner por parte de la empresa de telecomunicaciones AT&T, la transacción se ve amenazada por una demanda presentada por el Departamento de Justicia de Estados Unidos para bloquear la operación valuada en 85 mil millones de dólares.

Con este procedimiento legal, la administración del presidente Donald Trump cumple su amenaza de impedir la fusión de ambos gigantes, ya que –sostiene el mandatario estadounidense– se vulnera la competencia al concentrar su presencia en el mercado. Ahora, se avecina un largo proceso ante los tribunales del vecino país del norte.

El objetivo de ambas compañías era sumar esfuerzos para haber frente a las nuevas tecnologías de contenido digital como Netflix y Amazon, por medio de la integración en una misma empresa la creación de contenido audiovisual y su distribución. Asimismo, era una maniobra para recuperar terreno en el sector de la publicidad, que cada vez está migrando hacia Google y Facebook.

La respuesta de AT&T no se ha hecho esperar, ya que el gigante de las telecomunicaciones ha calificado la demanda interpuesta por el Departamento de Justicia de Estados Unidos como una decisión “radical e inexplicable” y consideró que la dependencia estadounidense se aleja de las prácticas de los reguladores al momento de examinar las integraciones verticales de empresas.

Cuando se dio a conocer el acuerdo de fusión con bombo y platillo, dicha compañía esperaba recibir la autorización sin mayores problemas, tal como ocurrió con la compra de NBC Universal por parte de Comcast. Sin embargo, desde su campaña electoral, Donald Trump amenazó como impedir la operación en caso de que llegara a la Casa Blanca.

Time Warner es dueña de la cadena internacional de noticias CNN, que ha sido uno de los mayores críticos a la gestión del multimillonario neoyorquino, también controla los canales de películas, series y entretenimiento: HBO y TNT. Mientras que AT&T es propietario de la segunda empresa operadora de televisión vía satélite DirecTV.