De perversiones e inmoralidades

0
160

El jueves pasado, el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) dio a conocer la medición de la pobreza en los municipios del país, que, si bien corresponde al 2015, nos pinta un panorama de la tremenda realidad que viven millones de mexicanos (a pesar de que el mismo estudio haya arrojado que en 699 municipios los niveles de pobreza bajaron del 2010 al 2015… porque en 422 municipios incrementó y la pobreza extrema aumentó en 162 municipios).
Para entender la magnitud del problema, estimado lector, cierre usted un instante sus ojos e imagine a los habitantes de 190 municipios del país con porcentajes de pobreza mayores al 95%… En San Juan Cancuc, Chiapas –por ejemplo- el 99.5% de sus habitantes se encuentra en esta circunstancia.
¿Y qué hace a una persona estar en situación de pobreza? Coneval explica que cuando tiene al menos una carencia social, en los indicadores de rezago educativo, acceso a servicios de salud, acceso a la seguridad social, calidad y espacios de la vivienda, servicios básicos en la vivienda y acceso a la alimentación; pero también el hecho de que su ingreso resulte insuficiente para adquirir los bienes y servicios que necesita para satisfacer sus necesidades alimentarias y no alimentarias.
Se habla de pobreza extrema cuando se tienen tres o más carencias sociales delas mencionadas; pero, además, sus ingresos son menores a la línea de bienestar mínimo. En esta condición se encuentran 32 municipios del país, con porcentajes mayores al 70% de personas en situación de pobreza extrema… En Santos Reyes Yucuná, Oaxaca –por citar otro caso en concreto- el 97.4% de sus habitantes vive esta realidad.
“La población en esta situación dispone de un ingreso tan bajo que aun si lo dedicase por completo a la adquisición de alimentos, no podría acceder a aquellos que componen la canasta alimentaria”, señala el diagnóstico citado.
En este contexto, enterarnos de que funcionarios de la presidencia adscritos a la oficina del expresidente Felipe Calderón, a quienes se les paga un salario con recursos públicos, fueron dados de alta como ‘auxiliares’ para obtener firmas a favor de las aspiraciones presidenciales por la vía independiente de su señora Margarita Zavala, para ser candidata presidencial independiente en 2018 -según una investigación de Buzzfeed- es, permítaseme la expresión, una verdadera ¡mentada de madre; porque los exmandatarios reciben además de los apoyos administrativos y de seguridad, una jugosa y grosera pensión mensual!
Y si a esto agregamos las ‘elocuentes’ declaraciones del presidente de la Mesa Directiva de la LVIII Legislatura del Estado de Querétaro, Antonio Zapata Guerrero, quien para justificar su salario y aguinaldo, dijo que “si uno es diputado, en ocasiones no puede estar, aunque me gusta la mezclilla (…) viniendo de jeans todo el tiempo”; y –además- habló también por sus compañeras legisladoras: “Es clásico: este vestido ya me lo puse en el último año tres veces en el Pleno, ya me lo conocen y entonces empieza a cambiar la necesidad y le empezamos a meter de nuestro sueldo para eso”… hablamos entonces de perversiones e inmoralidades…

P.D. “Servirse de un cargo público para enriquecimiento personal resulta no ya inmoral, sino criminal y abominable.” Cicerón