Cuando veas el ISR de tu vecino recortar…

0
266

Parece que la primera victoria ‘legislativa’ de Donald Trump se ha concretado, la tan discutida ‘reforma fiscal’ de Estados Unidos es prácticamente un hecho y como suele suceder, cada decisión que toma este señor parece afectar a los mexicanos. A decir del Fondo Monetario Internacional (FMI) la reforma puede ocasionar grandes repercusiones a nivel mundial.
El cambio más relevante es la disminución en la tasa del impuesto sobre la renta corporativo (Income Tax) de un 35% a un 20%, que según diversos especialistas podría tener un impacto negativo para México pues podría generar que corporativos estadounidenses detengan sus inversiones en México o decidan regresar las existentes a su país de origen, lo que para muchos implica riesgos incluso mayores que la posible cancelación del TLC.
Esto podría suceder, pues si bien México ofrece a las empresas extranjeras grandes ventajas competitivas para sus estructuras de costos, básicamente el pago de sueldos mucho más bajos que los que tendrían que pagar en aquel país, éstas podrían no superar el ahorro de un 10% en la tasa del ISR si permanecieran (o retornaran) a Estados Unidos.
Hay que decir que la disminución en la tasa de ISR (de un 35% a un 20%) tampoco es ‘neta’ pues por otro lado, la reforma fiscal planteada por Trump incluye la eliminación de ciertas deducciones para las empresas con lo que la disminución real de la tasa pudiera ser menor, según algunos cálculos la tasa real de ISR para años futuros rondaría un 22%-24% (comparada con la tasa actual) considerando las deducciones que serán eliminadas.
Lo anterior obligará a la Secretaría de Hacienda modificar nuestras leyes fiscales, seguramente se tendrá que disminuir nuestra tasa de ISR (al menos para las empresas) para mantenernos competitivos ante las inversiones extranjeras, pero el boquete en el presupuesto tendría que cubrirse de alguna otra forma. Los partidarios de un IVA generalizado volverán a la carga.
Sugiero entonces que pongamos una veladora para que los planes de Mr. Trump funcionen pues su administración le apuesta a que la reforma -prácticamente aprobada-, detone de manera importante el crecimiento de su país. La mala noticia es que renombrados economistas estiman que el crecimiento esperado por el Sr. Trump no sucederá.
Ahora bien, la reforma no está 100% definida pues si bien ‘diputados’(cámara de representantes) y senadores de aquel país se han puesto de acuerdo en lo general, quedan aún temas por resolver, uno de ellos, la fecha de entrada en vigor (2018 vs. 2019) de algunas disposiciones.
Preparémonos entonces para que las reglas fiscales de nuestro país cambien nuevamente y exijamos que los candidatos a la presidencia nos digan con claridad como pretenden reaccionar a la reforma fiscal del país vecino.

Hasta la próxima semana. @Pacoceb