La flojera de votar

0
124

Para muchas personas fue muy emocionante dar cuenta de los registros de precandidatos y candidatos a la gran elección del próximo año. Para algunas fue como anticipar la entrega de regalos de Navidad. Para otras, fue motivo de molestia al saber quiénes podrían estar en la boleta electoral. Y para muchas más personas, ha sido un suceso que pasó de manera intrascendente, sin saber quiénes con quién y contra quiénes van a competir. A éstas últimas, a las que les da flojera votar, ya les tocará recibir la tormenta de noticias, chismes, acusaciones, propuestas y promesas que caerán por todos los medios de comunicación conocidos, incluyendo las redes sociales de Internet.
Para el 2018, quizás nadie en México estará excluido de saber que las elecciones presidenciales será el evento de mayor importancia en el país y que las campañas partidistas afectará la vida cotidiana de los mayores de 18 años. Se espera que el enojo, la confrontación y la violencia sean el eje de las contiendas electorales (federal, estatales y municipales) y que lleguemos al momento de la votación con una gran incertidumbre. Ya sabemos que lo que prometen los candidatos no todo lo cumplen y él que aparenta ser una persona suficientemente preparada, cometerá errores o saqueará las arcas. Así que la duda de los votantes es elegir más de lo mismo, algo diferente o cambiar drásticamente el rumbo del país. ¿Para qué estamos preparados? Y ¿Cuál es la responsabilidad que debemos asumir?, son los grandes dilemas de muchos votantes.
En cada proceso electoral surgen grupos sociales que no parecen entender cómo ha sido la política mexicana en toda su historia. No es nada divertida, ni terrorífica, pero se requiere pensar e ir en contra de la inercia publicitaria que solo busca manipular la intención de los votantes.
El escenario que nos ofrece la actual contienda electoral debe llevarnos a replantear el para qué votar por uno u otro candidato y no lo que tradicionalmente hacemos, el votar por este o aquel motivo afectivo. No hay que pensar por el presente que vivimos, sino por el que estamos construyendo para nuestros hijos y nietos.
No es mi costumbre, pero quiero hacer la siguiente recomendación de tomar con recelo toda información que trate sobre la persona de los candidatos y haga su lista de propuestas de cada uno de ellos. Reflexiónelas, consulte, confirme o descarte, converse en el momento adecuado y genere su propia opinión. Solo de esta manera podrá tener la capacidad consciente de sufragar. Si no lo hace, continuará mostrando su inconformidad y malestar por un gobierno que no atenderá sus necesidades. Está a tiempo.
El Saber de-mente tomará sus vacaciones, como todos, y regresará hasta la segunda semana del nuevo año. Felicitaciones.