Capilla, un fuera de serie

El deporte mexicano no sería lo mismo sin Joaquín Capilla, quien encumbró el nombre de México en Juegos Olímpicos al obtener una medalla de oro en sus tercera participación, siendo el iniciador de la exitosa tradición en esta disciplina

0
336

Joaquín Capilla pasó a la historia del deporte mexicano, luego de convertirse en el primer deportista en conquistar el oro olímpico y no solo eso, pues es el único en tener cuatro preseas de Juegos Olímpicos.

Sus inicios se dieron en la natación, deporte en el que no logró suficiente habilidad, por lo que le recomendaron probar en los clavados. Ahí, a los 16 años tuvo su primera competencia internacional y logró las medallas de oro en tres y en 10 metros.

Cuando ganó el oro en 1956, tenía a penas 26 años, pero era ya su cuarta presea de la máxima competencia de atletas en el mundo, además sumaba cuatro metales dorados de Juegos Panamericanos y seis más de Centroamericanos.

Capilla fue quizá fue uno de los atletas más olvidados tras el éxito que hizo vibrar a un país entero, pues prácticamente lo había perdido todo, inclusive a su familia. El alcholismo lo alejó y lo relegó a lo más recondito de la gloria que un día tuvo. En una entrevista él señaló que las personas reconocían más al borracho que estuvo tres veces en la cárcel que al campeón olímpico.

Al final de sus días, señaló que llevaba años sin tomar, además recuperó de a poco a su familia. El 8 de mayo realizó su último clavado en está vida, para emprender el viaje a un lugar nuevo.