La cena de Navidad, una rica tradición

Las familias mexicanas se están alistando para preparar su cena de Navidad este domingo 24 de diciembre

0
502

Para la noche del 24 de diciembre se acostumbra preparar una cena abundante en vísperas de la Navidad, ocasión en la que las familias se reúnen para celebrar el nacimiento de Jesús y agradecer por las bendiciones recibidas durante el año.

La Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) destacó que la riqueza gastronómica en México permite disfrutar de una variedad de platillos para esta fiesta y cada rincón del país celebra con alimentos característicos de cada región.

Ente los más populares, están los romeritos con mole y camarones, el bacalao a la vizcaína, el pavo o guajolote, la ensalada de Navidad, ensalada rusa, lomo de cerdo adobado o al horno, tamales, atoles de diferentes sabores, el ponche, buñuelos, capirotada, turrones, canelones y budines.

En México el pavo o guajolote se consume desde la época de los aztecas, quienes compartieron este exquisito platillo con los conquistadores españoles.

La costumbre de preparar pavo en Navidad proviene de la población cristiana, que en el siglo XVI era, en su mayoría, compuesta por nobles de las monarquías europeas y quienes, al festejar el mayor día de su religión, e hicieron de este manjar una costumbre.

 

 

Pavo, el platillo preferido por los mexicanos  

En la cena de Navidad, 33.8% de las familias mexicanas comen pavo; mientras que el resto prefieren platillos como tamales, pollo rostizado, pierna de cerdo o carne asada.

Más de una tercera parte de las familias mexicanas han hecho del pavo su platillo preferido durante la cena de Navidad, por encima de la comida tradicional mexicana como los tamales o el pozole; mientras que la pierna de cerdo, los romeritos y el bacalao también se han convertido elementos esenciales del menú de esta época del año.

De acuerdo con una encuesta realizada por el Gabinete de Comunicación Estratégica, 33.8% de los mexicanos preparan pavo para la cena navideña, 13.6% opta por los tamales, 11.0% prefiere el pollo rostizado y 9.3% acostumbra consumir pierna de cerdo.

La barbacoa o la carne asada es la elección de 5.6% de las familias mexicanas, mientras que 5.4% prefiere el pozole, 4.5% elige los romeritos, 4.3% escoge el bacalao y 2.2% prepara lomo. Otros platillos que también se consumen en esta temporada son las pastas, las ensaladas, los antojitos mexicanos tradicionales y las tostadas.

En el caso de las bebidas, casi la mitad de los mexicanos (41.3%) considera que el ponche no debe faltar en la cena de Nochebuena, 22.1% considera indispensable la sidra, mientras que 13.8% prefiere los refrescos, 6.6% escoge un buen vino, 2.7% agua, 2.5% tequila, 2.2% cerveza, 2.0% atole y 1.6% otras bebidas alcohólicas.

Según el mismo estudio elaborado por el Gabinete de Comunicación Estratégica, 24.1% de las familias mexicanas destinan entre 500 y mil pesos a comprar todo lo necesario para la cena de Navidad, 12.7% gastan más de dos mil pesos, 11.0% invierten menos de 500 pesos, 8.8% de mil 500 a dos mil pesos y 7.1% de mil a mil 500 pesos.