Guía para los propósitos de año nuevo

0
246

Si eres una de aquellas personas que considera que los propósitos de año nuevo son una soberana pérdida de tiempo porque rara vez se cumplen, no estás solo. Yo solía pensar lo mismo. Sin embargo, este año me he propuesto tomar al toro por los cuernos en vez de quedarme cruzado de brazos en mi zona de comodidad. Para ello he decidido emprender algunos de los valiosos consejos que proporciona la Dra. Noelle Nelson, una autora de superación personal, en su libro ‘El poder del aprecio en la vida diaria’.
El primer error de los propósitos de año nuevo es buscar cambios radicales, pues es mucho más realista enfocarse en sencillas acciones que, en conjunto, nos lleven a la meta deseada. Por ejemplo, en vez de someternos a los rigores de una dieta severa para quitarnos los infaltables kilitos acumulados en el maratón Guadalupe Reyes, empecemos por algo más simple: dejar de beber refrescos y empezar a consumir más fruta. Y, en vez de invertir en una costosa membresía en un exclusivo gimnasio, ¿qué tal si nos vamos a hacer ejercicio un par de veces a la semana a alguno de los numerosos parques públicos que tenemos a nuestra disposición los queretanos?
Para asegurar la continuidad de tus buenos propósitos de año nuevo, la Dra. Nelson recomienda tres pasos: 1) Concéntrate en cumplir un propósito a la vez, empezando por el menos complicado. 2) Establece un plan de acción, en el que se especifiques el qué, el cómo y el cuándo de lo que quieres hacer. Digamos que deseas pasar más tiempo con tus hijos; el plan podría consistir en dedicarles las mañanas de los sábados para salir a desayunar y luego ir a ver una película juntos. 3) Busca ayuda. Por ejemplo, pídele a alguien cercano que vaya contigo al mercado una vez por semana, para hacerte de frutas y verduras de temporada. Si te propones limpiar una habitación que se ha ido llenando de triques, tu plan de acción podría ser el siguiente. Día uno: Colocar cada cosa en tres pilas distintas: cosas para tirar, cosas para guardar, cosas para regalar (procura que la pila de cosas a tirar sea la más grande). Día dos: Llevar a tirar las cosas de la pila uno y a regalar las de la pila tres. Día tres: Reorganizar las cosas y reacomodar los muebles. Día cuatro: Limpieza general.
Asegúrate de que tu cumplimiento del propósito sea lo más placentero posible, para no sentirlo como una obligación. Por ejemplo, escuchar tu música preferida mientras limpias la habitación o irte a pasear a los andadores del centro histórico como recompensa por haber cumplido satisfactoriamente tu meta. ¿Te faltan ideas? He aquí algunas: búscate un nuevo pasatiempo; lee un libro o ve una película que se aparte de lo acostumbrado; viaja a esa ciudad que has querido conocer; invita a comer a esos amigos que hace tiempo que no ves; emprende alguna acción en beneficio de la comunidad; adopta una mascota para acompañarte en los momentos de ocio.
Como podrás ver, tus propósitos de año nuevo son factibles de alcanzar si los conviertes en acciones sencillas, organizadas y placenteras. ¡Mucho éxito y feliz 2018!