Enojo mundial contra Trump por llamar a Haití, El Salvador y África “países de mierda”

0
176

Luego de que Donald Trump calificara al continente africano y a ambos países latinoamericanos como “agujeros de mierda”, el embajador de Estados Unidos en Panamá renunció

Al haber calificado a Haití, El Salvador y a las naciones de África como “países de mierda”, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, volvió a encender la polémica mundial acerca de sus comentarios racistas contra los migrantes que viven y trabajan en la Unión Americana.

Las palabras del mandatario estadounidense fueron condenadas unánimemente por la Organización de las Naciones Unidas (ONU), la Unión Africana y por los gobiernos de ambos países latinoamericano. Además, el presidente de la Cámara de Representantes, el republicano Paul Ryan, también rechazó dichos comentarios tachándolos de “desgraciados y poco útiles”.

Desde Ginebra, el portavoz del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos declaró: “no hay otra palabra para describirlo que racista. No se puede tachar a países y continentes enteros como ‘agujeros de mierda’, retirando a sus poblaciones, que no son blancas, la entrada a Estados Unidos”.

Después de que el inquilino de la Casa Blanca insultara a los migrantes originarios del continente africano y a ambas naciones latinoamericanas, el embajador estadounidense en Panamá, John Feeley, presentó su renuncia asegurando que no puede seguir desempeñándose durante el mandato del magnate neoyorquino.

Los comentarios de Donald Trump fueron especialmente degradantes hacia Haití, ya que el multimillonario pronunció estos insultos durante una reunión para renegociar la permanencia de 59 mil haitianos en el territorio estadounidense. “Sentimos que estas afirmaciones, si fueron hechas, reflejan un desconocimiento o una falta de educación del presidente sobre Haití y su gente”, indicó el embajador del país caribeño en Washington, Paul G. Altidor.

Por su parte, el Gobierno de El Salvador anunció que ha enviado un nota de protesta al Departamento de Estado de la Unión Americana, en la que demandó “respeto a la dignidad de su noble y valiente pueblo”. A principios de semana, la Casa Blanca dio a conocer la cancelación del programa que protegía a más de 200 mil salvadoreños de la deportación.

“Estamos alarmados por las afirmaciones del presidente de Estados Unidos al referirse a migrantes africanos y otros con tales despectivos. Teniendo en cuenta la realidad histórica de cómo llegaron muchos africanos a Estados Unidos durante el comercio de esclavo, esto va en contra de cualquier actitud y comportamiento aceptable”, señaló la Unión Africana.

A través de su cuenta de Twitter, el mandatario estadounidense negó haber insultado a los migrantes haitianos; sin embargo, no mencionó nada sobre las ofensas hacia los salvadoreños y africanos. “Nunca dije nada despectivo sobre haitianos más allá de que Haití es, obviamente, un país pobre y afligido. Nunca dije ‘sáquenlos de aquí’. Inventado por demócratas. Tengo una relación fantástica con los haitianos”, afirmó.

Niños de padres deportados demandan a Donald Trump