¡Las leyendas nacen en enero!

0
280

José Mourinho, Salvador Sánchez y Sergio Pérez están unidos por el destino, pues nacieron un día como hoy y quizá esa casualidad los ha catapultado a ser exitosos en cada uno de sus deportes.

‘The Special One’

José Morinho evoca la polémica, el perfeccionismo, pero al mismo tiempo no se puede hablar de ‘Mou’ sin hablar de éxito, triunfo y trofeos, pues parece que nacieron el uno para el otro.

‘The Special One’, como se denominó el portugués, no fue un futbolista destacado, orillándolo a buscar un lugar en la dirección técnica, en la que desde los 15 años, cuando era ayudante de su papá, comenzó haciendo análisis de los equipos rivales, destacando en su rama, hasta llegar a Barcelona, donde fue uno de los discípulos de Louis van Gaal, quien fue su ‘maestro’, como lo ha definido en más de una ocasión y le ayudó a perfeccionar las formaciones, estudiar al rival, desarrollar planteamientos a la ofensiva y defensiva, además de anotar todos los planteamientos en su libreta, que ha compartido con él éxitos y fracasos.

Para muchos de los futbolistas que ha dirigido, el portugués ha sido como un padre, los pesos pesados que dirigió entre ellos Frank Lampard, John Terry, Didier Drogba y Zlatan Ibrahimovic han salido en innumerables ocasiones en su defensa, los fanáticos lo aman, los rivales lo odian, la prensa lo desea, ‘Mourinho’ es un fuera de serie.

Un fuera de serie, que se fue antes de tiempo

Salvador ‘Sal’ Sánchez es uno de los mejores boxeadores que ha dado México, que vio truncada su carrera a la corta edad de 23 años, luego de sufrir un accidente automovilístico en la carretera Querétaro-San Luis Potosí.

Sánchez se consagró campeón del mundo de los pesos Pluma, además tiene una de las peleas más recordadas del mundo boxístico ante el puertorriqueño Wilfredo Gómez, a quien golpeó hasta que se decretó el nocaut técnico en el octavo round. El combate es considerado la victoria más grande de México sobre Puerto Rico, misma que lo llevó al Salón de la Fama en 1991.

El día que ‘Sal’ murió, se fueron con él las ilusiones de lo que hubiera sido un gran campeón mexicano. La noticia conmocionó al país, su funeral fue transmitido en directo y fue una tragedia nacional.

La última pelea del mexicano se registró el 21 de julio de 1982, cuando derrotó al ghanés Azumah Nelson. Sánchez se impuso en el décimo asalto por KO técnico. Tras el combate, Sánchez comenzó preparación para enfrentar a Juan Laporte el 15 de septiembre, no obstante el destino le jugó una mala pasada y se fue de repente dejando preguntas sin responder de lo que pudo llegar a ser.

‘Checo’, figura del asfalto

El mexicano comenzó su aventura en el automovilismo desde que era un niño, con talento nato y gran determinación se ha abierto brecha en la máxima competición de automovilismo del mundo: la Fórmula 1.

Checo’ quiere superar o al menos igualar la huella que los Hermanos Rodríguez dejaron en el asfalto, por lo pronto se ha hecho de un nombre en la parrilla, en la cual es respetado, odiado, pero sobretodo admirado luego de echarse a Force India al hombro y llevarlo al cuarto lugar de constructores dos años seguidos, además de darles cuatro podios, más que cualquier otro piloto con la escudería.

En su primer año con Sauber debutó con la séptima posición, pero en Mónaco se estrelló en la calificación perdiéndose la carrera, aunque se recuperó y al final sumó 14 puntos, bastante respetable para un novato.

En 2012, demostró de lo que estaba hecho al darle tres podios a Sauber, dosde ellos de segundo lugar.

2013 llegó con la oportunidad de correr para un ‘grande’: McLaren, al final las cosas no salieron bien y el mexicano fue señalado por la mala temporada de los del Woking. Un año después con Force India, el equipo con el presupuesto más bajo de la F1, demostró que él no era el problema al agenciarse cuatro podios en los años subsecuentes.

Aún le queda mucho por dar y quizá este año sea en el que el mexicano logre un triunfo en el ‘Gran Circo’.