¡Hasta que te conocí!

0
610

El patinador mexicano Donovan Carrillo realiza cada una de sus rutinas con amor y pasión para llevar a México a lo más alto, con la meta de llegar a unos Juegos Olímpicos de Invierno.

Donovan Carrillo es un joven carismático y con una eterna sonrisa que disfruta del patinaje, de la vida y de cada una de las oportunidades que se abren a su paso, además es el encargado de llevar a México a lo más alto en una disciplina que no es apoyada en el país, pero que ni con las desventajas se da por vencido.

Soy un deportista que disfruta lo que hace, porque lo hago con amor y pasión. Trato de llevar a México a lo más alto, además intento apoyar a patinadores nuevos”.

La vida de los deportistas casi nunca es fácil, siempre hay obstáculos que como el hielo, duro y frío, pretenden golpear hasta que claudiques, pero si ya tienes el hielo: patina.

Comencé en el deporte porque mi hermana Dafne vio una película sobre la disciplina y la motivo a inscribirse a clases. Al verla patinar, me llamó la atención y empecé a ir. El entrenador le comentó a mis papás que yo tenía aptitudes, que me metieran a una clase a ver qué pasaba”. Ahí comenzó todo, hace justo 10 años.

El deporte no es algo nuevo para el patinador, quien desde los tres años comenzó en clavados, para luego pasar por gimnasia, aunque los clavados fue la prueba fuerte que le permitió pertenecer al CODE Jalisco, del cual solo queda el recuerdo de cuando no tenía que preocuparse por juntar dinero para viajar.

El deportista, ahora radicado en León, para asistir a eventos internacionales realiza junto a su familia colectas, rifas, desayunos y demás actividades, además sus padres y entrenador ponen de su dinero.

En patinaje es muy diferente. Cuando vivía en Jalisco busqué apoyos para asistir a eventos internacionales, pero me dijeron que como yo no podía competir en la Olimpiada Nacional, no habría apoyo”, explicó con nostalgia.

La razón de no participar en Olimpiada es porque deben existir mínimo cinco patinadores de diferentes estados, pero el patinaje no da para tanto en el país.

No sabía de tristezas, ni de lágrimas, ni nada, que me hicieran llorar. Yo sabía de cariño, de ternura, porque a mí desde pequeño, eso me enseñó mamá, eso me enseñó mamá” y como la letra de Juan Gabriel, a Donovan su madre, Diana, le enseñó a apreciar la música mexicana, sobretodo la del ‘Divo de Juárez’, por lo que como homenaje decidió, junto a su entrenador, que ‘Hasta que te conocí’ sería su himno para representar a México en el mundo.

“‘Hasta que te conocí’ es la canción favorita de mi mamá, por lo que la represento a su nombre”.

A pesar de la aceptación que ha tenido su rutina, en abril, el patinador deberá cambiar la canción para el nuevo ciclo que comienza. “Tenemos varias opciones, aunque aun no decidimos, pero lo que si les puedo adelantar es que será de un compositor mexicano”.

Juegos Olímpicos a la vista

El ritmo cadencioso y la habilidad de Carrillo lo dejaron a cinco lugares de llegar a sus primeros Juegos Olímpicos de Invierno, aunque él tiene muy claro que su objetivo es llegar a Pekín 2022.

Siempre he tenido como meta y expectativa llegar a Juegos Olímpicos de 2022. Se presentó la oportunidad de ir a repechaje y fui, pues fue mi primer competencia en categoría Senior y la verdad no me fue mal”.

A pesar de las carencias de un deporte olvidado y de un talento brillante, Carrillo está orgulloso de representar a su país.

“Es algo muy bonito llevar el patinaje de México al mundo y que llegue cada vez más arriba”.