Día de San Valentín: la disputa entre el amor y la privacidad digital

0
410

En tiempos en que los ‘likes’ y las historias en redes sociales se han convertido en parte cotidiana y esencial de la vida de millones de personas, existe el riesgo de que –cuando una relación amorosa florece– la vida digital individual se vuelva borrosa y los límites se pierdan; cosa que puede poner en peligro un elemento tan importante como la privacidad en línea.  

Y es que de acuerdo con una investigación global elaborada por Kaspersky Lab y Toluna, pese a que la gran mayoría de las personas aseguran que sus relaciones son más relevantes que su privacidad digital, las relaciones infelices pueden incrementar los temores de que esta barrera se pierda y, cuando eso ocurre, las peleas y discusiones suelen ser inevitables.  

En medio de este fenómeno está la creencia cada vez más extendida de que la vida digital cotidiana de las personas, relacionada con transacciones en línea y dispositivos móviles, está cambiando la interacción entre la privacidad y la transparencia en una relación de pareja. 

Tan solo en América Latina, ocho de cada diez personas consideran que sus parejas deben tener un espacio íntimo, tanto en línea como en su vida fuera del internet y las redes sociales. Mientras que 64% acepta que son más importantes sus relaciones amorosas que su privacidad digital, como consecuencia casi la mitad de las parejas comparten abiertamente sus contraseñas y PIN de sus dispositivos entre ellas; incluso 22% de las personas tienen su huella digital en los dispositivos de sus parejas.  

Según la encuesta realizada por Kaspersky Lab y Toluna, 38% de los usuarios de internet en América Latina admiten que espían a su pareja sentimental y ese índice se eleva hasta 54% entre aquellas personas que consideran sus relaciones como inestables. Asimismo, en la región 18% de los internautas opinan que su pareja pone en riesgo su privacidad digital. 

Este indicador es directamente proporcional entre aquellas personas que consideran su relación sentimental como infeliz, ya que 28% están de acuerdo con esta afirmación; mientras que –en contraste– solo 13% de quienes tienen una relación feliz concuerdan con esta aseveración.  

“Cuando se forman relaciones, se cuestionan los límites de la privacidad en línea, así como la cantidad de personas que están preparadas para que su pareja conozcan su vida en línea y acceda a ella. Con tantos miembros de una pareja usando los dispositivos del otro y husmeando sobre sus seres queridos, los límites de la privacidad pueden desaparecer. Esto puede dañar una sorpresa del Día de San Valentín o en una fecha especial como un cumpleaños, y evitar que alguien mantenga cosas en secreto para su pareja”, declaró Roberto Martínez, quien es analista senior de Seguridad en Kaspersky Lab.  

Además, la disputa entre privacidad digital y secretos sobre las actividades en línea puede llegar al extremo de que las parejas peleen entre sí, ya que hasta 39% de las personas han discutido después de que alguno de los dos integrantes de la relación amorosa se diera cuenta de algo que el otro no quería compartir acerca de su vida en internet y redes sociales.