Entrega del Oscar tuvo baja audiencia

0
276

La caída de casi el 20 por ciento respecto al año pasado lo ubicó por debajo del mínimo anterior histórico de 32 millones en 2008, según datos de Nielsen.

La 90 entrega de los premios Oscar registró por cuarto año consecutivo una baja audiencia en su transmisión y pasó al ser la menos vista en la historia, al ubicarse en un mínimo histórico de 26 millones 500 mil televidentes, de acuerdo con reportes de Nielsen.

La llamada noche más grande de Hollywood, que celebra lo mejor en películas y en donde la máxima triunfadora fue la ‘Forma del agua’ de Guillermo del Toro, tuvo un descenso en audiencia de un 17 por ciento con respecto a la ceremonia del año pasado que anotó casi 32 millones 900 mil televidentes.

La audiencia de la transmisión anual de los Oscar por ABC el domingo disminuyó por cuarto año consecutivo, según datos de Nielsen, cayendo a un mínimo histórico de 26.5 millones de espectadores.

El fuerte declive se puede atribuir en parte al desafío al que se enfrentan todos los principales eventos televisivos: la aparición de la transmisión de videos en línea. Con tantas opciones de programación, incluso una importante transmisión de premios que es perenemente el programa de entretenimiento más visto del año, ya no es una opción automática predeterminada para los espectadores.

Los espectadores más jóvenes también muestran una tendencia a ver los aspectos más destacados de los principales eventos de televisión en las plataformas de medios sociales en lugar de ver un programa en tiempo real en la televisión.

Los Oscar, por segundo año consecutivo conducidos por el presentador nocturno de ABC, Jimmy Kimmel, no es el único programa afectado por los cambios en los hábitos de visualización.

Los Premios Grammy en CBS bajaron un 24 por ciento este año a 19.8 millones de espectadores, el nivel de audiencia más bajo en nueve años, mientras que la transmisión de NBC del Súper Tazón LII disminuyó un siete por ciento a 103.4 millones de espectadores, el total más bajo desde 2009.

Una transmisión televisiva relativamente sin incidentes de los Oscar marcó el camino en la televisión el domingo por la noche, aunque los números actualizados hacen que la transmisión llegue a un mínimo histórico.

Guillermo del Toro logra que los premios Óscar se rindan ante sus monstruos