¿Existe el equipo de trabajo perfecto? (III de III)

0
107

Como refería en la entrega anterior, la empresa Google realizó dos hallazgos cruciales en su búsqueda del equipo de trabajo perfecto: a) todos quienes lo conforman participan de manera equitativa en las conversaciones de grupo, b) cada uno se siente con la entera confianza de expresar sus puntos de vista sin temor a la descalificación o el rechazo.
Charles Duhigg, el reportero del New York Times que volvió públicos estos hallazgos, relata que, una vez demostrado que los equipos que presentan las características anteriores son los más exitosos, Google se preguntó: ¿de qué manera podríamos desarrollar estas competencias en nuestros 51 mil empleados? Un obstáculo con el que se encontraron es que, siendo muchos de ellos ingenieros, tienden a ser circunspectos y reservados. Sin duda son talentosos, pero poco dados a compartir sus sentimientos en las juntas de trabajo.
Google se encuentra actualmente en el proceso de encontrar la mejor manera de superar este delicado reto, ya que sus directivos están más que convencidos de que quienes conforman sus equipos deben aprender a escucharse y expresar libremente sus sentimientos.
Julia Rozovsky, una ejecutiva en quien ha recaído la responsabilidad de elevar el nivel colectivo de desempeño grupal, recomienda plantearse las siguientes cinco preguntas para saber si el equipo de trabajo del que uno forma parte es realmente exitoso: 1) ¿Estamos dispuestos a tomar riesgos sin sentirnos incómodos o molestos?, 2) ¿Somos capaces de confiar en los demás para realizar un trabajo de alta calidad dentro de los plazos establecidos?, 3) ¿Hemos delineado con claridad nuestras metas y planes de ejecución, así como el rol de cada uno en el proceso?, 4) ¿Lo que hacemos nos resulta personalmente importante a todos?, 5) ¿Estamos convencidos de que nuestro trabajo en conjunto es significativo y relevante?
Lo que revelan las preguntas anteriores es que la manera de interactuar de los integrantes de un equipo es más importante que sus capacidades o talentos individuales. Rozovsky puntualiza: “Esencialmente, los mejores equipos están conformados por personas que saben respetar sus emociones, que están dispuestos a depender unos de otros y que muestran compromiso”.
Matt Sakaguchi, otro de los directivos de Google, opina que de poco sirve contratar a las personas más brillantes si éstas no saben trabajar en equipo. Consciente de su rol como líder, se cuida también de respetar la vida privada de sus colaboradores: “Nunca les mando correos después de horas de trabajo ni en fines de semana, pues no quiero hacerles pensar que deberían estar trabajando el viernes en la noche. Como líder, debes de estar consciente de las pequeñas cosas que afectan a tu equipo”.
Si ponemos atención a los puntos anteriores, podremos estar razonablemente seguros de que nuestros equipos de trabajo serán tan exitosos como los mejores.