Chile da un giro a la derecha con la toma de posesión de Sebastián Piñera

0
391

Sin mayoría en el Congreso, Sebastián Piñera deberá enfrentar iniciativas de ley como la del matrimonio igualitario o la gratuidad de la educación superior en Chile

Este domingo 11 de marzo, Chile dio un nuevo giro hacia la derecha con la toma de posesión del presidente Sebastián Piñera Echenique, quien logró derrotar por una gran diferencia a la coalición de centroizquierda “Nueva Mayoría”, encabezada por la expresidenta Michelle Bachelet.

Por segunda ocasión, la política izquierdista le entregó el poder al multimillonario ingeniero ambiental; ambos se han alternado la presidencia del país sudamericano con dos periodos cada uno entre 2006 y 2018.

Bajo un estricto protocolo, Bachelet llegó 15 minutos antes del mediodía a la sede del Congreso, ubicado en el puerto de Valparaíso; a bordo de un automóvil descubierto entre gritos de “presidenta, la amamos” y “Gracias presidenta”.

Después de las 12 horas de este día, la exmandataria le entregó la banda presidencial y la insignia de mando al presidente del Senado de Chile, Carlos Montes, quien fue el encargado de invertir a Piñera como nuevo gobernante de la nación sudamericana.

Entre los más de mil 300 invitados estuvieron los presidentes de Argentina, Mauricio Macri; de Bolivia, Evo Morales; de Brasil, Michel Temer; de Ecuador, Lenín Moreno; de Honduras, Juan Orlando Hernández; de México, Enrique Peña Nieto; de Perú, Pedro Pablo Kuczynski; y el rey emérito de España, Juan Carlos I.

Sebastián Piñera gobernará hasta 2022 y llegó al poder apoyado por la coalición “Chile Vamos”, conformada por la conservadora Unión Demócrata Independiente (UDI), el centroderechista Renovación Nacional (RC) y dos partidos políticos menores. Tanto la UDI como la RN fueron el sustento político de la dictadura militar encabezada por Augusto Pinochet, quien gobernó con puño de hierra en 1973 y 1990.

El multimillonario de 68 años de edad prometió retomar el crecimiento económico, impulsar las inversiones, mejorar la creación de empleos y reforzar la seguridad pública; así como impulsar leyes que protejan a la infancia y regulen la creciente inmigración extranjera en territorio chileno.

Sin mayoría en el Congreso, Piñera deberá hacer frente a iniciativas de ley como la del matrimonio igualitario o las reformas al sistema educativo, que han beneficiado a 60% de los estudiantes universitarios más pobres y que –en última instancia– busca alcanzar la gratuidad universal de la educación superior.

Sin Estados Unidos, México y 10 países firman creación de nuevo TPP en Chile