60% de los pacientes en lista de espera requieren trasplante de riñón

0
301

A nivel nacional, aproximadamente 160 mil pacientes mexicanos que padecen falla renal requieren de un trasplante de riñón para mejorar su calidad de vida

En México, el 60 por ciento de los pacientes en la lista de espera para recibir un órgano, requiere de un riñón. Se estima que a nivel nacional 12 millones de personas viven con alguna enfermedad renal y de estas, 160 mil requiere un trasplante.

La falla renal se encuentra como la quinta causa de muerte: 180 mil decesos cada año, cifra que podría aumentar en 114 por ciento para 2025. Según el Centro Nacional de Trasplantes, en México hay 20 mil 541 personas en lista de espera; 12 mil 535 esperan un riñón; 7 mil 549, córnea; 392, hígado; 55, corazón, y 10, páncreas. En nuestra entidad, en 2017, se hicieron 54 trasplantes de riñón: 38 de donador vivo y 16, cadavéricos.

De acuerdo a Carolina Casas, miembro del Consejo Consultivo de la Asociación ALE, la lista para recibir un órgano -cualquiera que sea- es larga, toda vez que existe mucha resistencia por parte de las familias de los posibles donadores, quienes estigmatizan el tema.

“Los tabús son innumerables. Cada vez que acudimos a dar una plática nos dicen cosas como que es algo que su religión se los prohíbe, cuando muchas religiones aceptan este acto de amor hacia la vida; que si van a destrozar a la persona (de la que se extraen los órganos)… claro que no, es una cirugía y se hace con todo cuidado; que si me van a dejar morir en caso de tener un accidente. Falso. Son mitos”, sostuvo.

Refirió que también hay dudas en la sociedad por cuestiones como el tráfico o venta de órganos; sin embargo, aseguró que es casi improbable que esto ocurra, toda vez que deben realizarse una serie de pruebas para determinar la compatibilidad entre donador y receptor.

Finalmente, recalcó que uno de los puntos importantes para todo aquel que desee ser donador de órganos es el de comunicar su intención a sus familias, ya que serán estas quienes tomen la decisión final una vez que se haya fallecido.

Requieren sustitución de riñón unos 200 mil mexicanos