¿Maldición de Malinche?

0
284

No dejo de preguntarme por qué el presidente de la República Enrique Peña Nieto recibió –en visita oficial- al asesor/yerno de Donald Trump, Jared Kushner, para discutir nada más ni nada menos que ¡la relación bilateral México-Estados Unidos!; cuando este recientemente fue degradado por el Jefe de Gabinete, el general John Kelly, y ya no se le permite el acceso a la información de inteligencia más delicada del gobierno norteamericano.
¿No importa que el esposo de Ivanka -la nena consentida de Trump… la ‘princesa’capaz de apoltronarse en la silla del escritorio presidencial en el Despacho Oval flanqueada por su padre y el primer ministro de Canadá Justin Trudeau- esté siendo investigado por el FBI por su probable participación en la interferencia rusa en las elecciones de 2016?
¿No importa que Mr. Trump le haya faltado al respeto una y otra vez no solo a la figura presidencial, sino a los mexicanos, y no se haya cansado de pisotearnos y ofendernos? ¿Por qué en cuanto este gringo le hace un berrinche por teléfono y se muestra “frustrado y exasperado” por “considerar irracional que Peña Nieto esperara que se retractara de su promesa del muro con dinero mexicano”, el presidente de México opta por sentarse a dialogar con quien no es su par y no tiene ninguna jerarquía diplomática para merecer tal cortesía política de un jefe de Estado?
¿Era el costo que había que pagar para que Estados Unidos nos ‘exentara’ de los aranceles al acero y aluminio, aunque sea solo “por ahora”? ¿Es el costo que estamos pagando los mexicanos porque Trump no mande al diablo las negociaciones del TLC y lo abandone vía un tuitazo? ¿Fue servilismo?
¿Fue solo porque es pariente por afinidad del presidente norteamericano o únicamente porque es extranjero? ¿Habrán sido esas “fuerzas oscuras del alma mexicana, disfrazadas de aspiraciones hacia fines elevados, (que) en realidad desean un rebajamiento de los individuos”, como describió el filósofo Samuel Ramos? o como también escribió ¿estas “expresiones del carácter mexicano son maneras de compensar un sentimiento inconsciente de inferioridad”?
¿Acaso el presidente ha olvidado cuál es el cargo que ostenta y el respeto que debe a la institución que representa? “En política la forma es fondo”, sentenció Jesús Reyes Heroles. ¿Quizá su figura presidencial vale menos que la de Trump?

P.D. “Se nos quedó el maleficio de brindar al extranjero nuestra fe, nuestra cultura, nuestro pan, nuestro dinero. Y les seguimos cambiando oro por cuentas de vidrio y damos nuestras riquezas por sus espejos con brillo”. La Maldición de la Malinche, Gabino Palomares