Inician campañas… Inicia la tortura para la mayoría

0
284

Vivimos en un país supuestamente laico, aunque la burocracia siempre se toma como descanso riguroso los días de Semana Santa y otros festejos religiosos. No debería pasar, pero pasa.
Y hoy destaco esto porque además de respetuoso del estado laico, soy reportero y no deja de llamarme la atención que en esta ocasión alguien en el Instituto Nacional Electoral (INE) se volvió más juarista que Juárez y decidió que las campañas electorales inicien este 30de marzo, es decir, elViernes Santo, fecha fundamental para quienes profesan el cristianismo.
El hecho es que si de por si a muchos y muchas no nos entusiasma el inicio del viacrucis electoral, pues empatar el inicio de las campañas con el festejo religioso y sobre todo, con las vacaciones, hará que solo quienes hacemos periodismo y los equipos de campaña estemos pendientes de este arranque de campaña.
A partir de este viernes y durante 90 días en todos los medios a todas horas estaremos desayunando, comiendo y cenando discursos, debates, spots, tuits, videos en vivo y cualquier cantidad de mensajes relacionados con las actividades de campaña.
Más de 3 mil 400 puestos de elección popular están en juego y si le echamos números de a cinco candidatos por cada uno, estamos hablando de una cantidad monumental de personas en campaña y no hay páginas ni tiempo aire ni Internet que pueda soportar tanto.
Evidentemente la sociedad tiene menos capacidad de tolerancia a esta andanada de propaganda política que además privilegia el despilfarro de dinero para descalificar, denostar y acusar de todo al oponente, en vez de aprovechar para presentar propuestas de gobierno y política pública, que es para lo que se supone que sirven las campañas.
No hay mucho para dónde hacerse.
Al menos la mitad de los contenidos de los periódicos será sobre campañas.
En radio y televisión además de los noticiarios saturados de reportes de candidatos y candidatas, hay que sumarle los cientos y cientos de spots de partidos, coaliciones y hasta de las autoridades electorales.
En Internet, la sobresaturación de información será peor con las noticias en los sitios periodísticos, la publicidad que partidos, coaliciones y sus aspirantes contraten, las pautas que en redes sociales nos van a atormentar al grado de no querer entrar ni a ver nuestro perfil deFacebook.
Y por si fuera poco, la gratuidad que da Internet para que cualquiera exprese sus filias y sus fobias por quien sea.
Y claro, de las cerezas del pastel, la gran cantidad de fake news que veremos todo el tiempo en plataformas sociales de Internet y que aunque sabemos que vendrán, no evitaremos que muchas personas las crean y tomen decisiones al respecto al momento de emitir su voto.
En medio de este océano de información y de desinformación, cuán necesario se vuelve otra vez el periodismo profesional que nos ayude a filtrar y a curar lo que si vale la pena consumir.

* Periodista, autor del ‘Manual de Autoprotección para Periodistas’ y de la‘Guía de Buenas Prácticas para la Cobertura Informativa sobre Violencia’