Entre chismes y campanas 11 de abril

0
299

El gobernador del estado de Querétaro, Francisco Domínguez Servién, reiteró que en Querétaro no acompañará a los candidatos, aunque “estará al pendiente”, y subrayó que “si Ricardo Anaya llegara a venir un fin de semana, sábado o domingo, pues evidentemente lo acompañaré; pero todavía no tenemos fechas para Querétaro”.

El ejecutivo aclaró –a propósito de señalamientos en medios de que el fin de semana pasado cinco gobernadores del PAN habían estado en Yucatán, cuando Ricardo Anaya estaba en Puebla-, que hubo un acuerdo: “así fue acordado y nuestra candidata a gobernadora a Puebla hace su trabajo, nosotros nos vamos a otro frente de un candidato que hoy va a la punta a ganar el estado de Yucatán; y nos estamos repartiendo el trabajo”.

Cuando Miguel Ángel Osorio Chong era secretario de Gobernación, la relación con el gobierno del estado fue siempre cordial… pero queda claro que las elecciones son las elecciones; sobre todo tras haberse incorporado al equipo de campaña de José Antonio Meade, como coordinador de los Senadores del PRI.

Ayer, el exfuncionario federal que se quedó con las ganas de ser el ‘elegido’ como el bueno para la silla presidencial, cambió el discurso en relación con el gobierno de Querétaro: “Programas sociales que están en el gobierno del estado y los están ligando a algunas candidaturas en algunos municipios y distritos federales y locales. Todo eso es lo que hay que estar al pendiente, todo eso genera inequidad y no podemos permitirlo. Habremos de hacer los señalamientos oportunos y documentaremos, por supuesto, estas irregularidades”, acusó…

Y así respondió el candidato al Senado de la República por el PRI, Ernesto Luque Hudson, al ser cuestionado sobre las observaciones de la Auditoría Superior de Fiscalización (ASF) sobre un presunto desvío de más de 3 mil 500 millones de pesos por parte de la Sagarpa, durante la gestión de José Calzada, “(…) Nosotros no somos ninguna institución para emitir algún comentario al respecto, solo en lo personal, que es un gran amigo Pepe Calzada…”, lo cual es más que evidente ¿no?

Por otro lado, los conflictos entre la UAQ y sus sindicatos que, tras el cambio en la rectoría que parecían superados, han resurgido en un momento muy complejo por la elección constitucional (en la que el exrector Gilberto Herrera participa como candidato al senado por Morena, PT y el PES) y el propio proceso de elección de directores al interior de la institución… ¿o será por eso?