“TLCAN, un acuerdo comercial terrible”; asegura Trump a la industria automotriz

0
161

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, afirmó que México y Canadá “no quieren perder la gallina de los huevos de oro”, que representa para ambos países el TLCAN

Con los esfuerzos para terminar la renegociación del Tratado de Libre Comercio para América del Norte (TLCAN) trabajando a marchas forzadas, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, calificó a dicho acuerdo comercial como terrible y el peor que se haya firmado jamás.

Ante representantes de la industria automotriz reunidos en la Casa Blanca, el mandatario estadounidense admitió que el proceso de negociaciones podría impactar en este sector de la economía. “El TLCAN fue un acuerdo terrible, lo estamos renegociando ahora y veremos qué ocurre”, puntualizó.

“México y Canadá obviamente no quieren perder la gallina de los huevos de oro, pero yo represento a Estados Unidos. Yo no represento a México y yo no represento a Canadá, así que veremos si podemos llegar a un acuerdo razonable”, declaró.

Durante este encuentro, los representantes de las principales empresas de la industria automotriz dejaron ver sus inquietudes acerca de las consecuencias que tendrá la renegociación del dicho acuerdo comercial entre los tres países norteamericanos.

Pese a los esfuerzos en el proceso de negociación, todavía no hay indicios de que el nuevo TLCAN se pueda firmar antes de las elecciones presidenciales mexicanas y de los comicios de medio término en la Unión Americana; algo que alargaría los contactos hasta el próximo año.

Trump pidió a los empresarios automotrices que fabriquen más vehículos en Estados Unidos, por lo que les prometió eliminar varias normas de consumo de combustible y medidas para la protección contra la contaminación ambiental. Con estas medidas, espera aumentar la producción en Michigan, Pensilvania y Ohio.

La industria automotriz quiere relajar sus normas de emisiones de gases contaminantes, pero no tanto como para causar una disputa legal con California, que tiene el poder para imponer sus propios estándares de protección al medio ambiente; algo de incrementaría los costos de producción.

En noviembre de 2016, el magnate neoyorquino ganó las elecciones presidenciales en la Unión Americana en buena parte por el apoyo de los electores de estados industriales como Michigan y Ohio, donde laboran miles de personas en la fabricación de automóviles y autopartes.

Anticipan turbulencia financiera por elecciones presidenciales y TLCAN