Una boda real: el príncipe Enrique y Meghan Markle

0
373

Reino Unido y el mundo aguardan con ansias la esperada boda real entre el príncipe Enrique y la actriz estadounidense Meghan Markle, que se realizará el sábado

Mañana será la boda más esperada del año. El enlace nupcial entre el Príncipe Enrique y Rachel Meghan Markle, hijos del príncipe Carlos y la princesa Diana; Thomas Markle y Doria Loyce Ragland, respectivamente.

Desde las 05:00 horas de la mañana, las televisoras mexicanas comenzarán la transmisión de la boda real.

Desde noviembre pasado, la pareja dio a conocer su compromiso, y será mañana cuando se juren amor en la capilla de San Jorge, una iglesia de estilo gótico, con capacidad para un máximo de 800 personas, situada en el castillo de Windsor.

El heredero de la corona británica conoció a Meghan por una amiga común, y unas semanas después formalizó el noviazgo.

En esa misma capilla se casó el padre del príncipe Enrique, el príncipe Carlos, en segundas nupcias con Camilla Parker Bowles, desde entonces duquesa de Cornualles.

Durante todos estos meses la prensa británica y de todas partes del mundo han estado al pendiente de la pareja y de los preparativos del enlace.

Es el secreto más esperado que no se desvelará hasta el mismo día de la boda, aunque los medios británicos se decantan hacia que no escogerá el blanco para el vestido, ya que se trata de su segundo matrimonio.

Se espera que tras la boda los novios reciban por parte de la reina Isabel II el título de duques de Sussex, aunque esto no ha sido confirmado de manera oficial.

Un experto en realeza, William Hanson explicó que la actriz estadounidense Megan Markle no se “convertirá en princesa” una vez que se case con el príncipe Enrique.

“Meghan no será princesa porque no es princesa de nacimiento. No va a obtener el título automáticamente. Tampoco Kate (casada con el príncipe Guillermo) es princesa”, explicó el experto.

La actriz estadounidense Meghan Markle, en días pasados confirmó que su padre Thomas Markle no asistirá a su boda por motivos de salud.

“Tristemente mi padre no asistirá a nuestra boda. Siempre me he preocupado por mi padre y espero que pueda ahora tener el espacio que necesita para enfocarse en su salud”, señaló Meghan Markle.