Entre chismes y campanas 11 de julio

0
171

Ahora resulta que, para Marcos Aguilar Vega, todo el trabajo que hizo su administración contribuyó a lograr el resultado positivo en la elección de presidente municipal de Querétaro: “eso ratifica y da continuidad al proyecto de trabajo que nosotros hemos impulsado y, naturalmente, felicitar a Luis Bernardo Nava, con quien ya he tenido oportunidad de reunirme y que a partir del inicio de su administración pueda dar continuidad a los proyectos que él considere son buenos para la ciudad. ¡No cabe duda que no hay peor ciego que el que no quiere ver!

Si como reiteró ayer el secretario de gobierno del municipio, Agustín Luna Lugo, al hablar sobre el cobro en el estacionamiento del centro comercial Antea de las dos horas que deberían ser gratis, “sí hay amparos, pero están en litigio”, entonces ¿por qué decidió la plaza volver a cobrar de un día a otro?

Llama, la atención, además, que el tema los ponga tan nerviosos; de hecho el alcalde Marcos Aguilar evadió ahondar en su declaración y dijo que lo haría Luna Lugo, quien –visiblemente nervioso- solo ató a decir que “no quiero abordar el tema porque está en litigio”, luego de que el lunes aseguró “yo lo desconozco, esto no está dentro de mi información actualizada”…

En sesión ordinaria de Cabildo, el Ayuntamiento de Querétaro aprobó ayer con 14 votos a favor la solicitud de licencia definitiva de separación del cargo del regidor Felipe Fernando Macías Olvera, por lo que el cabildo citó al suplente de Macías Olvera, Juan José Ojeda Dorantes, para que rinda protesta en la próxima sesión de cabildo.

Como Códigoqro anticipó ayer, la Secretaría de Seguridad Ciudadana convocó a una mesa de diálogo a la que asistieron periodistas, representantes de la Asociación de Taxistas de la Terminal de Autobuses de Querétaro, del Instituto Queretano del Transporte y de diversas secretarías de seguridad pública municipales; tras las agresiones e intimidaciones sufridas por varios reporteros al investigar la operación irregular de taxistas.

Dichas agresiones se han traducido no solo en la detención irregular de dos periodistas por parte de la Policía Estatal, cuando ellos habían sido víctimas de la violencia de un taxista; sino en que otros más –incluyendo compañeras reporteras- fueron fotografiados por estos trabajadores del volante.

En el encuentro, integrantes de la asociación de taxistas pidieron que no se satanizara al gremio, lo cual no ha sucedido; ya que los reportes periodísticos han sido claros al señalar que son trabajadores que operan de forma irregular.

Las autoridades, por su parte, pidieron un trabajo conjunto; sin embargo, los periodistas manifestaron su preocupación –más allá de este caso en particular, en el que sin lugar a dudas, deben imponerse las sanciones que correspondan tanto por el pirataje que está ocurriendo ahí, como por la actitud violenta de estos operadores de taxis; pero –además- por la forma en la que actuaron los policías.

El subsecretario de Policía Estatal, Ángel Rangel Nieves, reconoció que apenas se está trabajando en la elaboración de un protocolo para regular la actuación de los oficiales ante el trabajo de los periodistas, el cual –en su momento- deberá ser adoptado por las corporaciones policiacas de los municipios; en tanto, aseguró que la instrucción ha sido “dar todo el apoyo” a los periodistas… lo cual evidentemente no se ha cumplido.