¿WhatsApp y taxi gratis para resolver agresiones a periodistas?

0
179

La convocatoria por parte del área de Comunicación Social de la Secretaría de Gobierno estatal hablaba de una ‘mesa de diálogo’ el martes 10 de julio a las 18:00 horas, en la Secretaría de Seguridad Ciudadana.
Ahí, los periodistas invitados estaríamos ante representantes de la Asociación de Taxistas, de la Terminal de Autobuses, el Instituto Queretano del Transporte y la Secretaría de Seguridad Ciudadana ¿con qué finalidad? No lo sabíamos…
Lo único que sí sabíamos es que en menos de una semana dos compañeros reporteros habían sido detenidos por elementos de la Policía Estatal, acusados de participar en una riña, cuando fueron los periodistas quienes pidieron auxilio al 911 tras haber sido agredidos por taxistas que operan de manera irregular en la terminal; lo cual ellos estaban investigando. Y que otros cinco reporteros (as) fueron intimidados los días posteriores al documentar también al tema.
Ante esto, alrededor de 70 periodistas dirigimos el 6 de julio a diversas autoridades -entre ellas al gobernador Francisco Domínguez- una carta para exigir que se garantice el ejercicio periodístico en la entidad y que hechos como este no se repitan.
¿Sentarían a los reporteros agredidos con los taxistas violentos? Fue la pregunta que surgió entre el gremio, ante lo cual –lógicamente- surgieron todo tipo de respuestas… Sin embargo, se acordó acudir al encuentro…
No asistió el Secretario de Seguridad Ciudadana, Juan Marcos Granados Torres; en su lugar, encabezó la reunión el subsecretario de Policía Estatal, Ángel Rangel Nieves y titulares de secretarías de seguridad pública municipales.
“Estamos aquí congregados (…) para dar atención puntual, y de forma coordinada, a las incidencias reportadas en días anteriores. Nos ha encargado mucho el secretario, el Lic. Juan Marcos, por instrucciones del Sr. Gobernador, que la atención se tenga que dar, pero que las cosas no tengan otro canal de comunicación, sino el sentarnos en una misma mesa autoridades, comunicadores, representantes de las asociaciones de transporte y ponernos de acuerdo en lo que se tiene que hacer”, dijo Rangel Nieves…
¿Qué habrá querido decir con lo de que “las cosas no tengan otro canal de comunicación”, nos preguntamos los ahí presentes, mirándonos unos a otros, es decir: ¿Que no ventilemos públicamente las agresiones?
Luego, un representante de los taxistas habló de su malestar por “el incidente” con alguno de los medios; subrayó que ellos no son golpeadores y ofreció una disculpa a “quienes se hayan sentido agredidos”. Sin embargo, se aclaró que el agresor no pertenece a esta asociación, y pidió que no se satanizara al gremio.
Enseguida, el director del Instituto Queretano del Transporte, Alejandro López Franco, disertó sobre cómo garantizar un servicio de calidad para los usuarios de la TAQ, mientras nosotros nos preguntábamos si se trataba de una rueda de prensa para tener una bonita nota de ‘ocho columnas’ al día siguiente. Tras dar sus emotivas palabras, el funcionario se retiró del lugar.
Los cuestionamientos de los periodistas seguían girando en torno a ¿Cuál era la intención de la reunión? ¿Cuáles sus alcances? ¿Por qué un encuentro con estos taxistas, cuando los periodistas tenemos derecho a que se garantice nuestro trabajo en cualquier lugar en el que nos desempeñemos? ¿Habrá entonces mesas de diálogo con cada sector en el que pudieran darse agresiones? ¿Qué harán para evitar agresiones por parte de la policía?
… Pero no recibimos las respuestas de fondo que ansiábamos, porque un grupo de WhatsApp en el que tengamos contacto directo con los secretarios y transporte ‘gratis’ en taxi suena más bien a privilegios o dádivas; y la promesa de elaborar -apenas- un protocolo para regular la actuación de los oficiales ante el trabajo de los periodistas, en lugar de satisfacernos, nos desconcertó. La forma es fondo…

P.D. “El consejo consultivo del Mecanismo de Protección a Periodistas y Defensores de Derechos Humanos advirtió acerca de los riesgos de adoptar medidas precipitadas solo por salir de paso de la crisis política derivada de la reciente etapa de asesinatos a integrantes de estos grupos”. (La Jornada. Domingo 28 de Mayo de 2017)