Día Internacional del Gato: más que una mascota

0
96

Desde 2002, se celebra a nivel mundial el Día Internacional del Gato cada 8 de agosto por iniciativa del Fondo Internacional para el Bienestar Animal

Los gatos son los únicos animales que tienen tres celebraciones distintas en el año. El 8 de agosto, el cual fue fundado en 2002 por el Fondo Internacional para el Bienestar Animal (IFAW).

El 29 de octubre, desde hace siete años, fue instaurado otro día conmemorativo por Colleen Paige, una experta en el estilo de vida de mascotas, para promover el bienestar animal. Mientras que el 20 de febrero de 2009 se estableció nuevamente otra festividad por los usuarios de Internet debido a la muerte de Socks, el gato de la familia del expresidente de los Estados Unidos Bill Clinton. Este minino vivió junto a la familia presidencial entre 1993 y 2001. Al fallecer tenía unos 20 años y tuvo que ser sacrificado debido al cáncer que padecía.

Para quienes aman a estos pequeños felinos no hay dicha más grande que su compañía y su amor, expresado en un ronroneo o en un roce de su cuerpo entre las piernas cuando requiere atención o cuando, se dice, su amo está triste y necesita sanación.

Ya lo dijo Alejandro Jodorowsky: “Él era lo que era y no lo que yo quería que él fuera. Me enseñó la fidelidad a mí mismo”, y es que la personalidad independiente de los gatos hace para algunos que este animalito sea la mejor mascota, pues demanda menos atención que un perro o un ave.

Según National Geographic, de las 38 especies de felinos que hay en el mundo, 31 se consideran pequeños felinos, que van desde el dorado africano, lince ibérico, jaspeado, manul, caracal, pescador continental, lince de Canadá, serval, margay, de las arenas hasta el dorado asiático melánico y norteamericano.

De esta manera, los amantes de los gatos tienen un pretexto para celebrar a sus ‘gatijos’, que han servido de compañía al hombre desde hace más 10 mil años, pues se sabe que en el antiguo Egipto existían estatuas a estos animales y que cuando morían, los integrantes de sus familias humanas se afeitaban las cejas en señal de duelo.