La riqueza cultural de los pueblos indígenas en México

0
77

A nivel nacional, se tienen registradas en México un total de 68 comunidades indígenas con sus propias lenguas, tradiciones, costumbres, música, fiestas y cosmovisión

México se encuentra entre los principales países del mundo en documentar en una sola plataforma de acceso universal las lenguas originarias, danzas, música, fiesta, cosmovisión y toda la riqueza cultural y ancestral de las 68 comunidades indígenas que se tienen registro.

Se trata del ‘Atlas de los Pueblos Indígenas de México’, el proyecto más grande e importante en su tipo realizado en el país hasta ahora y que es lanzado por la CDI en el marco del Día Internacional de los Pueblos Indígenas, a conmemorarse este 9 de agosto.

Disponible en la página de internet http://atlas.cdi.gob.mx, esta plataforma pone a disposición del público información etnográfica, lingüística, fotográfica, cartográfica, memoria sonora, arte indígena y registros de cine y video.

De acuerdo con la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI), se pueden consultar desde cualquier dispositivo móvil o computadora, más de 10 mil elementos, entre fotografías, mapas, textos, gráficas, audios y tablas, procesados en diferentes escalas para agilizar su acceso.

Norberto Zamora Pérez, jefe de Departamento de Medios Digitales de la CDI, señaló que el propósito del Atlas es poder ofrecerle, a la gente que no es indígena, una ventana a ese México que es diferente.

“Lo que queremos es que se reconozca, que haya un respeto de valor a esa riqueza cultural, no solo en términos de tolerancia, sino que se respete y se considere como parte de nuestro patrimonio a los pueblos. No solamente las pirámides que nos dan orgullo sino esa cultura de la gente que está viva, que está en diferentes regiones del país”, señaló.

En tanto, para los indígenas, el atlas busca reafirmar la identidad de los pueblos, al verse y reconocerse, pero al saber que también participan en mostrar lo que ellos consideran que es relevante de sus diferentes expresiones y rasgos culturales.

“Aunque haya proyectos similares no habrá alguno que logre incorporar tanta información en este momento; pensamos que este atlas, lo que hoy estamos mostrando es la versión 2018; queremos como otros proyectos como Wikipedia que el proyecto siga recibiendo colaboraciones para que se enriquezca”.

Dijo que con el atlas también impulsará la difusión de la cultura y tradiciones de los pueblos originarios, para recibir el Año Internacional de las Lenguas Indígenas en 2019, establecido por la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

El impacto de los Pueblos Mágicos

Luz María Barrero

Desde 2001, el Gobierno federal ha buscado incentivar el desarrollo económico y turístico en las comunidades con atractivos visuales y culturales por medio del programa Pueblos Mágicos; sin embargo, esta política pública tiene sus “luces” y sus sombras” en cuanto al impacto que tiene sobre la vida de los indígenas que han habitado estos territorios durante generaciones y que, gracias a dicho programa, han impulsado la sustentabilidad o, al contrario, el despojo de las comunidades indígenas.

Entrevistado en el marco del Día Internacional de los Pueblos Indígenas, Alejandro Vázquez Estrada, coordinador de la Licenciatura de Antropología en la UAQ, explicó que Pueblos Mágicos ha traído numerosos beneficios a las comunidades que han logrado obtener el título: la generación de empleos, el desarrollo económico y la oportunidad de aprender y enseñar sobre culturas ajenas para quienes visitan por primera vez estas comunidades.

No obstante, la asimetría en la desigualdad económica, aumentan en los precios de terrenos, la ‘fetichización’ de la cultura, la centralización del turismo, la globalización disfrazada de tradiciones y el impacto ambiental, son ejemplos de “sombras” de dicho programa, que en algunas ocasiones es implementado de una manera perversa; señaló.

“Los Pueblos Mágicos, como una fórmula, tienen que ser reflexionados en el sentido de la identidad cultural. Pueblos Mágicos tiene que tener más pertinencia en cuanto al respeto a las identidades, hacia las formas locales de pensar el territorio, hacia los manejos en ámbitos tradicionales de formas normativas de vinculación; y que desde ahí se puedan establecer lineamientos para disminuir la desigualdad y la discriminación”.

Uno de los puntos preocupantes, dijo, tiene que ver con la explotación de recursos naturales que anteriormente estaban destinados para el autoconsumo, como el agua, que se usaba para la siembra y actividades agropecuarias, cuando ahora se destina para atender hoteles y restaurantes.

Explicó que una solución para verificar que se cumplan con los objetivos del programa federal sin violentar la cultura y los derechos de quienes han habitado los pueblos, sería con la creación de cooperativas indígenas que tengan voz para la toma de decisiones; tal es el caso de Cuetzalan del Progreso, en Puebla, cuyo propósito es “educar a los turistas”.

Fiscalía General firma acuerdo de colaboración a favor de pueblos indígenas