Detectan 97 relaciones de parentesco en Poder Judicial de la Federación en Querétaro

0
71

Un reciente estudio de Julio Ríos Figueroa concluyó que el nepotismo, las redes familiares y un serio déficit meritocrático prevalecen en el Poder Judicial de la Federación

El nepotismo, las redes familiares y un serio déficit meritocrático prevalecen en el Poder Judicial de la Federación (PJF), concluyó un estudio del investigador del CIDE, Julio Ríos Figueroa, presentado el pasado 27 de agosto por la organización Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad.

Cabe recordar que, de acuerdo con el artículo 94 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, “Se deposita el ejercicio del Poder Judicial de la Federación en una Suprema Corte de Justicia, en un Tribunal Electoral, en Tribunales Colegiados y Unitarios de Circuito y en Juzgados de Distrito”.

Y que los tribunales de la federación resolverán toda controversia que se suscite: “I. Por normas generales, actos u omisiones de la autoridad que violen los derechos humanos reconocidos y las garantías otorgadas para su protección por esta Constitución, así́ como por los tratados internacionales de los que el Estado Mexicano sea parte; II. Por normas generales o actos de la autoridad federal que vulneren o restrinjan la soberanía de los Estados o la autonomía de la Ciudad de México, y III. Por normas generales o actos de las autoridades de las entidades federativas que invadan la esfera de competencia de la autoridad federal”. (Articulo 103).

La investigación, titulada “El déficit meritocrático. Nepotismo y redes familiares en el Poder Judicial de la Federación”, arrojó que el 51% de los jueces de distrito o magistrados de circuito tiene al menos un familiar laborando en el Poder Judicial, el 93% de los cargos que tienen los parientes consanguíneos de jueces y magistrados no tienen filtros meritocráticos y únicamente el 5% de los cargos tienen exigencia meritocrática alta.

Por ello, Ríos Figueroa señala que “es posible que familiares consanguíneos de Jueces y Magistrados ingresen al Poder Judicial de la Federación en puestos que no cuentan con adecuados procedimientos meritocráticos y, si deciden concursar por un puesto de Juez o Magistrado, lo hagan en condiciones de competencia sesgada en su favor.”

Asimismo, concluye que “la carrera judicial incompleta, la competencia artificialmente limitada para los puestos de Juez y Magistrado, y el nepotismo se retroalimentan y abonan al déficit meritocrático”.

La ‘meritocracia”’, explica, se refiere a que las personas ingresan y avanzan dentro de una institución por sus capacidades cognitivas, habilidades sociales, cualidades morales y desempeño en el trabajo.

Las relaciones familiares

El 42% de las relaciones familiares documentadas por el autor son ‘endogámicas’ o ‘de intercambio’. Las primeras –que constituyen el 21%- “son aquellas en las que un par de familiares trabaja en el mismo tribunal, juzgado, u otro de los órganos del Poder Judicial de la Federación”, explica.

Y las de intercambio –que constituyen también el 21%- “son aquellas en las que un par de Juzgados, Tribunales u otros órganos del Poder Judicial hacen contrataciones recíprocas de familiares”, agrega.

Asimismo, puntualiza que las relaciones familiares no se concentran en su mayoría en los jueces y magistrados. De hecho, en los casos de relaciones endogámicas, solo en el 5% está involucrado un juez o magistrado; en tanto que, en el 25% de las relaciones de intercambio, interviene al menos un juez o magistrado.

En cambio, es en los puestos jurisdiccionales – como los de oficial administrativo y secretarios de juzgado y de tribunal- en los que se presentan las relaciones familiares con mucha discrecionalidad.

Las redes familiares

El análisis detectó -además- la existencia de redes de familia, es decir, situaciones en las que más de un par de personas de una misma familia trabaja en el Poder Judicial de la Federación, con el fin de apoyarlos desde el punto de vista económico “esperando a cambio gratitud y regreso de favores en ámbitos no necesariamente relacionados con la cuestión laboral” … o incluso “con fines potencialmente más perniciosos, por ejemplo, influir en la producción o el sentido de sentencias”.

En el 70% de las relaciones familiares documentadas, las personas tienen funciones jurisdiccionales (juez, magistrado, secretario, actuario u oficial administrativo); y en el 14% se puede hablar de “una red de al menos cuatro miembros de una misma familia donde cada uno tiene un puesto de función jurisdiccional.”

El ‘nepotismo’ es entendido “como la práctica de apoyos o concesiones a individuos relacionadas con bienes o empleos públicos sobre la base de relaciones de parentesco y no de mérito”, señala el informe.

El caso de Querétaro

A continuación, se exponen los datos que la investigación presentada por Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad mostró sobre las relaciones familiares existentes en el Poder Judicial de la Federación en el estado de Querétaro.

Magistrados Salvador García y Javier Garfias se despiden del Poder Judicial