Detenidos por violencia en la UNAM fueron liberados por falta de denuncia

0
30

Luego de haber sido detenidos por la PGR, los dos sospechosos fueron dejados en libertad por la PGJ-CDMX debido a que la UNAM no presentó ninguna denuncia en su contra

Dos jóvenes que habían sido detenidos por su presunta participación en los hechos violentos ocurridos el pasado 3 de septiembre, en la explanada de Rectoría; fueron liberados por la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México (PGJ-CDMX) debido a falta de elementos de prueba en su contra, luego de que la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) no presentara denuncia.

Fue la Procuraduría General de la República (PGR) la instancia judicial que actuó para arrestar a las dos personas, que supuestamente participaron en la agresión contra estudiantes de Colegio de Ciencias y Humanidades (CCH) Azcapotzalco perpetrada por grupos de porros.

No obstante, dicha dependencia federal remitió a los dos individuos ante las autoridades capitalinas, las cuales tampoco recibieron denuncia alguna por parte de la Máxima Casa de Estudios del país para continuar con el proceso penal. En consecuencia, los sospechosos fueron puestos en libertad en menos de 24 horas.

Según el diario La Jornada, los representantes jurídicos de la UNAM no presentaron denuncia penal alguna contra Érik Linares Torres, quien es conocido con el apodo de ‘El Lucas’; y Joel Rojas Argüelles, quien se hace llamar con el alias de ‘El Cárter’; por los acontecimientos violentos suscitados lunes de la semana pasada en la explanada de Rectoría.

Ambos sospechosos de 33 y 27 años de edad, respectivamente, fueron identificados por las autoridades federales debido a que portaban jerseys de futbol americano, durante el ataque contra alumnos del CCH Azcapotzalco que se manifestaban pacíficamente en el campus central de Ciudad Universitaria.

Sin embargo, ninguno de las dos personas detenidas se encuentra en la lista de 18 expulsados que fue dada a conocer por el rector Enrique Graue Wiechers. No obstante, ambos jóvenes fueron señalados como presuntos integrantes de un grupo porril, cuyo líder también está siendo buscado por las autoridades tanto federales como capitalinas.

Después de su arresto, los dos sospechosos fueron presentados por la PGR ante el Ministerio Público de la Ciudad de México, ya que esa era la instancia encargada de determinar su situación jurídica; debido a que no se encontraron indicios de delincuencia organizada ni de daños a las instalaciones de la Máxima Casa de Estudios de la nación.

Apenas unas horas después de haber sido remitidos a la Agencia 50 del Ministerio Público de la capital del país, la PGJ-CDMX los dejó en libertad con el argumento de que no existió flagrancia en su arresto ni fue presentada ninguna acusación formal en su contra, para continuar el proceso penal.

José Ramón Amieva, jefe de Gobierno de la Ciudad de México, anunció que solicitará que representantes de la UNAM comparezcan voluntariamente para que expliquen las condiciones operativas que imperaban en Ciudad Universitaria y detallen las actividades que llevaron cabo los elementos del cuerpo de vigilancia interna de la institución.

“¡Fuera porros de la UNAM!”, exigen más de 30 mil estudiantes en CU