Entre chismes y campanas 11 de septiembre

0
1

Fue en el marco del Tercer Informe de Gobierno del ejecutivo estatal, desde Querétaro, en el que gobernadores panistas anunciaron su apoyo a Marko Cortés Mendoza, para la presidencia del PAN, con Héctor Larios en la secretaría general.

Los mandatarios estatales que mostraron su respaldo fueron: de Aguascalientes, Martín Orozco; de Durango, José Rosas Aispuro; de Puebla, José Antonio Gali y la recién electa Martha Erika Alonso; de Querétaro, Francisco Domínguez; de Quintana Roo, Carlos Joaquín González; de Tamaulipas, Francisco García Cabeza de Vaca y del gobernador electo de Yucatán Mauricio Vila.

Esto, a pesar de que la denominada Asamblea de Gobernadores de Acción Nacional (GOAN) había manifestado públicamente su apoyo a favor de que Héctor Larios y Rafael Moreno Valle se convirtieran en el próximo dirigente nacional y secretario general del PAN, respectivamente.

Con anterioridad, Francisco Vega de Baja California, Miguel Ángel Yunes de Veracruz y el recién electo Diego Sinhué de Guanajuato, habían mostrado su respaldo al proyecto de Marko.

El anuncio se hizo poco antes de que el PAN emitiera la convocatoria para que el domingo 11 de noviembre, mediante el voto libre y secreto en mesas de votación instaladas en todos los municipios del país, los 280 mil 339 militantes del partido elijan a la nueva dirigencia para el período 2018-2021.

El único camino es la unidad, señalaron Marko Cortés y Héctor Larios, “quienes hoy cuentan con el apoyo de los gobernadores, así como de presidentes municipales, liderazgos formales e informales del PAN en todo el país”, se aseguró a través de un comunicado emitido desde la entidad queretana, lo cual –evidentemente- coloca a Francisco Domínguez como una figura importante en esta conciliación.

El anuncio del acuerdo concluyó con una advertencia de quien seguramente será el próximo dirigente de este partido: “Sólo con unidad el PAN puede frenar todo intento de instaurar un gobierno populista y hegemónico; estamos por cumplir 79 años de historia luchando contra el autoritarismo. Unidos podemos defender las libertades y derechos en su más amplio espectro, frente a un Presidente que, con su control del Congreso, puede a capricho manipular las leyes”.