Retumba el cerro de Sangremal por la Santa Cruz de los Milagros

0
1

El repicar continuo de campanas y la explosión de cohetes que anuncian que la festividad en honor de la Santa Cruz de los Milagros se encuentra en desarrollo

El sonido del huéhuetl suena tan potente según la fuerza que se le imprima. Ese retumbo que se oye poderoso y a la vez hueco, se mezcla con el repicar continuo de campanas y la explosión de cohetes que -en conjunto y sin cesar- anuncian que la festividad en honor de la Santa Cruz de los Milagros se encuentra en desarrollo.

En el cerro de Sangremal no son los únicos sonidos que se escuchan. Los anteriores, estruendosos por su naturaleza, se conjugan también con otros que, a pesar de ser menos potentes, son peculiares por su vibrar que se asemeja al cascabeleo de una víbora o una sonaja: son los ayoyotes que traen consigo las y los concheros en forma de brazaletes o tobilleras.

Entre el resonar que retumba por el Templo de La Cruz y la plaza Fundadores, hay voces que buscan reafirmar su fe en Jesucristo y alabar al símbolo del cristianismo, la Santa Cruz.

Los olores y sabores forman parte del ambiente que se vive durante la Procesión de las Danzas en una tarde que luce brillante por los rayos del sol. La característica esencia del copal convive con toda clase de aromas provenientes de antojitos mexicanos, panes y buñuelos, entre otros alimentos y bebidas, que se venden en grandes cantidades; mismos que compiten entre ellos para apoderarse del olfato y el gusto de los presentes, que no son pocos.

El festejo muestra una gama multicolor que deleita a la vista. Los colores provienen de diferentes fuentes, que puede ser un penacho elaborado con plumas de distintas aves, los trajes de las y los danzantes o el propio Templo que a lo largo de esta celebración lució tonos blancos y rojos, principalmente; o bien, emanan de imponentes cruces que flanquean la entrada de la iglesia y que fueron hechas con hojas de diversas especies de plantas.

El tacto, ese último sentido, queda de manifiesto en la textura de la vestimenta de las y los concheros o la de sus instrumentos musicales. Pero sobre todo, se expone cuando los participantes se saludan entre sí y se sincretizan, como lo hacen el catolicismo y las raíces prehispánicas en la celebración de la Santa Cruz de los Milagros.

Celebran a la Santa Cruz