Más de dos millones de jóvenes mexicanos con problemas de depresión

0
68

Especialistas de la UNAM advirtieron que enfermedades como la ansiedad y la depresión son problemas de salud pública en jóvenes, afectan principalmente a las mujeres

La ansiedad y depresión son los principales problemas de salud pública en jóvenes, que afecta principalmente a mujeres, advirtieron especialistas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

José Javier Mendoza Velásquez, coordinador de Investigación del Departamento de Psiquiatría y Salud Mental, de la Facultad de Medicina, afirmó que en la mayoría de los casos las enfermedades mentales comienzan antes de los 14 años, y que por lo general no son detectadas y atendidas.

El número de jóvenes mexicanos entre 12 y 24 años con depresión, es de aproximadamente 2.5 millones, según informaron a través de un comunicado de la máxima casa de estudios en el marco del Día Mundial de la Salud Mental, que se celebró ayer.

Mendoza Velásquez destacó que en ocasiones esta situación de este sector de la población se dificulta por los casos de ciberacoso, ya que a través de las redes sociales se ven agredidos con publicaciones ofensivas o humillantes.

Claudia Fouilloux Morales, coordinadora de Enseñanza del mismo Departamento, afirmó que a veces los jóvenes afectados por estos trastornos tardan hasta 14 años en recibir atención médica, lo que los conduce a un futuro incierto.

Los especialistas universitarios precisaron que una de las estrategias para favorecer la autoestima y resiliencia en los jóvenes es enseñarles desde la infancia a resolver problemas y fomentarles hábitos saludables como hacer ejercicio, alimentarse bien y dormir lo suficiente.

Añadió que en los hombres es más complicado detectar estos problemas, pues para ellos es difícil manifestar sus emociones, y cuando piden ayuda la situación puede ser grave.

Silvia Ortiz, quien es jefa del Departamento de Psiquiatría y Salud Mental, comentó que desde hace tiempo la Organización Mundial de la Salud invita a reconocer la importancia de crear resiliencia mental desde edades tempranas para hacer frente a los retos del mundo moderno.

Subrayó que, aunque en la adolescencia se presentan cambios de humor que van de la tristeza al enojo en poco tiempo, una clave para detectar en ellos un problema más serio es que pasen hasta dos semanas deprimidos o tristes.

Dijo que entre los síntomas de detección se encuentran comer y dormir mal, enfrascarse en actividades nocturnas y al día siguiente tener somnolencia, o dormir demasiado y comer compulsivamente.

Reconoció que las instituciones son insuficientes para crear consciencia sobre estos problemas, por lo que es necesario reforzar la prevención, promover la salud mental y atender en familia las necesidades de los jóvenes.

Autolesión de jóvenes vinculada a condición social y familiar

Los hijos de familias que se encuentran en problemas económicos y ambientes de violencia familiar tienen “un riesgo significativamente mayor” de verse involucrados en delitos violentos y hacerse daño a sí mismos en su etapa de juventud y adolescencia.

Una investigación reciente, realizada por epidemiólogos de la Universidad de Manchester revela elementos para la comprensión de los factores de riesgo de autolesión y criminalidad violenta.

En un comunicado de la institución, los autores Roger Webb y Pearl Mok, dieron a conocer los resultados del estudio que utilizó registros nacionales daneses de más de un millón de adultos jóvenes.

Analizaron 21 mil 267 pacientes que se presentaron al hospital con episodios de autolesión y 23 mil 724 personas que fueron condenadas por delitos violentos de entre 15 y 33 años de edad.

Aunque el informe se basó en datos relacionados con toda la población de Dinamarca, los autores precisaron que los resultados son relevantes para el Reino Unido, cuya población demográfica es similar, al igual que su sistema de salud.

De hecho, la desigualdad de ingresos en Dinamarca es una de las más bajas del mundo, por lo que esperan que los hallazgos sean aún más pronunciados en países con mayores niveles de desigualdad de ingresos.

Sostuvieron que “estos dos comportamientos dañinos plantean serios desafíos sociales; después de los accidentes, la autolesión intencional y el asalto son las siguientes dos causas más comunes de muerte entre los jóvenes en todo el mundo”.

De acuerdo con el estudio, al menos 20 por ciento de los niños que permanecieron en familias con menos problemas económicos en sus primeros 15 años de vida, fueron los menos propensos a hacerse daño o cometer delitos violentos entre los 15 y los 33 años de edad.

En diciembre no aumentan intentos de suicidios, pero sí la depresión