Modificó 60.1% de los capitalinos hábito de portar cosas de valor: INEGI

0
21

Según el INEGI, 60.1% de los habitantes de la ciudad de Querétaro dejaron de llevar consigo joyas, dinero y tarjetas de crédito ante el temor de sufrir algún tipo de delito

El 65.8 por ciento de la población de 18 años y más, residente en diferentes ciudades de la República mexicana, afirmó que durante el tercer trimestre de este año modificó sus hábitos respecto de llevar consigo cosas de valor como joyas, dinero o tarjetas de crédito por temor a sufrir algún delito. En tanto, en la ciudad de Querétaro, el 60.1 por ciento del mismo grupo poblacional mencionó que modificaron el hábito de portarlas por la misma circunstancia.

Lo anterior se desprende de la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU), realizada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi); la cual, además de medir la percepción de los habitantes de las principales ciudades del país sobre la seguridad pública, busca identificar los cambios en las actividades y rutinas de las personas por temor al delito.

Según refiere la Encuesta, a nivel nacional el 61.1 por ciento de la población mayor de edad que vive en las ciudades contempladas en el estudio reconoció, asimismo, que ha cambiado sus hábitos en cuanto a permitir que sus hijos menores salgan de su vivienda. En la capital queretana, aunque con una variación menor, el 58 por ciento de la población en cuestión ha modificado ese mismo hábito.

Otros datos que ofrece la ENSU, indican que el 55.8 por ciento de los habitantes de las zonas urbanas de la República cambió rutinas en cuanto a caminar por los alrededores de su vivienda después de las ocho de la noche y 38.2 por ciento cambió rutinas relacionadas con visitar parientes o amigos. En la ciudad de Querétaro, para el primer caso, el 48 por ciento modificó esa rutina; mientras que el 28.7 por ciento hizo lo propio con respecto al segundo supuesto.

El estudio presenta también información sobre temas como atestiguamiento de conductas delictivas; sensación de inseguridad en lugares físicos específicos; conflictos sociales en el entorno; entre otros aspectos.

Solamente 9.1% de los queretanos confía en policías de Tránsito: INEGI