Sitios de Querétaro marcados por presencias sobrenaturales

0
30

La casa Mijangos, el Panteón de los Queretanos Ilustres y el Museo de la Zacatecana son algunos de los lugares que encierran escalofriantes relatos marcados por la tragedia

Con motivo de la celebración de Día de Muertos, recopilamos las leyendas más famosas que encierra la capital queretana, relatos espeluznantes que te transportarán a través de la historia. En estas festividades, no olvides visitar los hermosos sitios que al caer la noche se convierten en escalofriantes escenarios, recordando los hechos sobrenaturales que ahí ocurrieron.

1. La sombra de Maximiliano

Antes de ser fusilado en el Cerro de las Campanas, Maximiliano de Habsburgo pasó sus últimos días en el Convento de la Santa Cruz, en donde cada día de su estancia se asomaba por la ventana mirando hacía donde se encontraba el camposanto, lugar en donde ahora se encuentra el Panteón de los Queretanos Ilustres. Tiempo después de aquél hecho histórico, Simón, un hombre servicial que laboraba en el cementerio, contó que un día estaba limpiando las tumbas, cuando escuchó una voz que lo llamaba, el hombre continuó con su trabajo, pero cuando los murmullos se hicieron más fuertes, volteó y vió la sombra de alguien alto y delgado que se acercaba a él para abrir el puño de su mano y entregarle algo, ante esto, Simón cayó desmayado, al despertar en un hospital, contó lo que le había pasado y al abrir su mano traía un Maximiliano, es decir una moneda de 14 quilates de oro de la época del Emperador. La leyenda dice que las personas pueden encontrarse con la sombra de Maximiliano, solo si pasan por afuera del panteón justo al sonar la media noche.

2. La casa Mijangos

En los años 80, Querétaro vivió un hecho que horrorizó a la sociedad, Claudia Mijangos, una mujer que estaba en proceso de divorcio y quien se había quedado con la custodia de sus tres hijos, los asesinó a sangre fría.

Según las versiones, ella desde hace unos meses empezaba a notarse con un desequilibrio psicológico pues comentaba que escuchaba voces que le susurraban que matara a sus pequeños. Al principio ella ignoraba los mensajes, pero llegó el fatídico día en que siendo de madrugada se levantó y los apuñaló.

Actualmente la casa, ubicada en Calle Hacienda del Vegill no. 408 en la colonia Jardines de la Hacienda, está abandonada, pero se dice que aún se puede escuchar los lamentos de los pequeños ahí asesinados.

3. La Casa de don Bartolo

Una de las leyendas más famosas del estado es la de don Bartolo Sadanetta y su hermana, dos personajes de la elite queretana que se rumoraba, tenían una relación incestuosa.

Cada año don Bartolo realizaba una gran fiesta con motivo de su cumpleaños; siempre él era el encargado de empezar la cena con un brindis cuya frase nunca cambiaba “Brindo por la señora mi hermana, por mi ánima y por el 20 de mayo de 1701”. Al llegar la fecha anunciada se escuchó una fuerte detonación en la casa de Don Bartolo, los vecinos temerosos entraron a la casa para encontrar el cadáver de la hermana del señor y el cuerpo calcinado y pegado al techo de Don Bartolo, quien con una mueca de inmenso terror en su cara, tenia en sus manos un pergamino viejo con letras color rojas. Se dice que el fantasma de Don Bartolo y su hermana aún rondan por los pasillos de la casona ubicada en la esquina de Independencia y Pasteur, actualmente sede de la Secretaria de Educación de Querétaro.

4. Casa de la Zacatecana

Cuenta la leyenda que, en el siglo XVII, una mujer hermosa y su esposo, provenientes de Zacatecas, llegaron al lugar, tiempo después El zacatecano desapareció y ella solo decía que estaba de viaje, hasta que día, un empleado doméstico descubrió el cuerpo de La Zacatecana, horriblemente asesinada, junto al esqueleto de su esposo y el hombre que le había ayudado a perpetrar el crimen, con quien se suponía mantenía un romance.

De acuerdo con algunas personas que laboran en el actual museo, es posible oír en las noches lamentos y gritos desgarradores, asimismo se ven sombras entre las habitaciones de la casa y en el sótano. Sin mencionar el inquietante sonido de los 43 relojes que forman parte de la colección de arte del lugar.

5. Templo de Santa Rosa de Viterbo

Construido a finales del siglo XVI, este lugar es famoso por la aparición de una beata, que aseguran es muy bonita. Este espectro se aparece por los pasillos o se asoma por los ventanales del templo, dejando a más de una persona con los pelos de punta.

No se sabe cuál sería la razón por la que esta joven se enclaustró, pero algunos especulan que fue por una decepción amorosa ya que su amado pertenecía a una clase social inferior y por lo tanto su padre no consentía el romance.

Algunos trabajadores que se encargan de la vigilancia del templo han tenido la terrible experiencia de verla y ser arrastrados por el suelo, además que en las noches se escuchan lamentos y el sonido del majestuoso piano del templo.