Hoy tendría cinco años…

0
172

Familias se dieron cita hoy en el panteón municipal Cimatario de la ciudad de Querétaro para recordar a sus seres queridos, en el marco del Día de Todos los Santos

Con gran cariño, la familia Lozano Álvarez esperaba hace poco más de un lustro a una persona que llenaría de amor su hogar. El niño, su angelito -como hoy lo recuerdan-, no pudo conocer a quienes serían su familia ni ellos a él, pues un 4 de mayo de 2013 perdió la vida. Hoy tendría cinco años, reflexiona su hermana Andrea.

Desde las 10 de la mañana de este jueves primero de noviembre, ella y su madre -quien no quiso hablar- llegaron al panteón municipal Cimatario para arreglar la tumba donde yacen los restos del menor. Su sepulcro es particular, pues sobre este se levanta una pequeña casa de madera, rematada en la parte superior con una cruz de color azul donde se lee “MI ANGELITO”.

“Él todavía estaba en el vientre cuando falleció. (…) Estamos aquí desde las 10 de la mañana porque se supone que los angelitos llegan a las 12 del día y, pues, le arreglamos con flores de cempasúchil, le hacemos una cruz y le ponemos cosas que le gustaban o que suponemos que le iban a gustar; cosas de niño”, dice.

Mientras Andrea afirma que su hermano “era un niño esperado” y tenía apenas siete meses de desarrollo, la madre de ambos se recarga en la tumba que ve con detenimiento. Sus ojos se llenan de lágrimas, pero no comenta nada, apenas susurra en voz baja que el menor, al día de hoy, tendría cinco años de vida.

De la misma manera que Andrea y su mamá, otras personas acudieron este jueves al cementerio para recibir a sus muertos. Con herramientas, escobas, cubetas, franelas y trapeadores las y los vivos arreglan la última morada de aquellos infantes que, por diferentes causas, fallecieron recientemente o hace ya algunos años.

Con el color de las flores, juguetes, globos y otras decoraciones infantiles los familiares “visten” las tumbas en el panteón; donde un ligero viento mueve algunos rehiletes. En tanto lo hacen, se escuchan algunas canciones que por la fecha adquieren un significado particular:

“Te vas, ángel mío, ya vas a partir, dejando mi alma herida y un corazón a sufrir…”