Padecen caries dental 80% de los niños en México

0
41

Además de la caries dental, la población infantil mexicana padece principalmente desarrollo incompleto de los dientes, mordida incorrecta y problemas en el frenillo

Entre la población mexicana, la salud dental en los niños es poco atendida y en el futuro incide no solo en el desarrollo de caries o esmalte debilitado, la masticación o la nutrición, sino en la expresión facial y la fonética para articular o pronunciar palabras, e incluso en la autoestima.

Las caries no son una molestia de poca importancia, ya que a muchos menores de edad les afecta el comer, dormir, hablar, jugar o simplemente estar preparado para ir a la escuela.

Los padres de familia tienen la creencia de que al ser de “leche” los primeros dientes no requieren una revisión médica, pero es tan importante como ir al pediatra desde que se nace. A ello se agrega, que en México se acostumbra a dar dulces a los menores de edad como premio.

Son muchos los mitos que giran en torno a la salud bucal de los niños y la erupción. Uno de ellos es la costumbre de poner anestésicos a los bebés por molestias cuando empiezan a crecer los dientes, lo cual es una contraindicación médica, afirmó Cecilia Lara, presidenta de la Academia Mexicana de Odontología Pediátrica, A.C.

Con más de 30 años de práctica médica, la odontopediatra mencionó que, de acuerdo a las estadísticas, al menos 80 por ciento de los niños mexicanos tienen caries.

A lo anterior se suman otros padecimientos como defectos de los dientes que pueden ser hipoplasias (desarrollo incompleto del diente), maloclusión, “mordida” incorrecta y problemas en el frenillo, entre otros.

En entrevista con Notimex, destacó la importancia de una adecuada salud dental al señalar que, debido a la alta ingesta de azúcares y la falta de higiene, cerca del 70 por ciento de los niños de seis años de edad presentan caries, mientras que el porcentaje de uno a tres años es de 34.

Según cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS), 95 por ciento de la población padece enfermedades bucodentales, y la caries es el principal problema al representar el 80 por ciento.

Por ello, la prevención de esos padecimientos, que deben ser desde que la madre está embarazada, es una acción urgente.

Como parte de la educación de la población, fueron creadas las Semanas Nacionales de Salud Bucal, instituidas desde 1998, una de las cuales se llevará a cabo del hoy al 9 de noviembre y otra más del 16 al 20 de abril.

El objetivo de este programa es enfatizar y facilitar el acceso a las acciones preventivas y curativas del programa de Salud Bucal, con el fin de disminuir la incidencia de enfermedades bucales que más afectan a la población, así como lograr un cambio positivo en sus hábitos higiénicos.

Lara, egresada de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), dijo que la revisión bucal debe efectuarse en los primeros seis meses de vida, además de que el cepillado debe de comenzar a realizarse desde que sale el primer diente, y antes de eso, es necesario hacer una limpieza con agua y gasa en toda la boca del bebé.

Detalló que el cuidado de los dientes de un niño inicia desde que está creciendo en el vientre de la madre, por lo que actualmente existen programas en los que se brinda orientación a las mamás sobre su alimentación, indicaciones de higiene bucal y toma de suplementos vitamínicos, calcio, hierro y ácido fólico durante la gestación.

Se ha visto, acotó, que si hay ausencia de alguna vitamina puede causar problemas en la formación y desarrollo de los dientes del bebé; ejemplificó que si hay carencia de vitamina A o deficiencia de vitamina D habrá malformación de dientes, como por ejemplo hipoplasia del esmalte.

Por ello, señaló, la importancia de que durante los primeros seis meses de vida se realice la primera visita al odontopediatra, desde ese momento empezar a educar a los padres sobre la prevención de higiene y hábitos del bebé y dieta.

De igual forma, aprender a identificar si hay una adecuada erupción dental, los frenillos, el paladar, si hay más o menos dientes, la mordida, tipo de oclusión, para una atención oportuna.

Sí existen problemas más serios, como el tipo de mordida o dientes chuecos, estos se atienden cuando se tiene más colaboración de los menores de edad, aproximadamente desde los cuatro años, en caso que se requiera colocar algún aparato.

Cecilia Lara, con un posgrado en la Universidad Tecnológica de México (UNITEC), destacó que además de promover alimentos y bebidas con altos contenidos en calcio, el cepillado es otro tema importante para la salud de los dientes de los niños.

Además de un correcto cepillado, es importante reforzar con pastas con fluoruro y considerar las cantidades a colocar en el cepillo.

Desde que sale el primer diente hasta los dos años, la cantidad adecuada de dentífrico es del tamaño de un arroz, mientras que de los dos a seis años debe ser de una lenteja, y después de esa edad se requiere solo pasta del tamaño de un chícharo.

En el caso de los bebés incluso durante la lactancia: una vez al día, se puede aprovechar cuando se está bañando al bebé para limpiar con trapo o una gasa húmeda.

Comentó que la falta de limpieza bucal en las noches provoca más caos porque durante el sueño no hay autoclisis, un mecanismo de limpieza involuntario y normal de la boca por movimientos de lengua, labios y flujos de saliva, se da con la misma masticación.

Esto ayuda disminuir los ácidos y estimula la salivación, al no haber higiene y quedar residuos del último alimento (leche en caso de los niños) hay daño a las piezas dentales, provocando caries en la temprana infancia.

Caries afectan a 90 por ciento de la población mexicana