Dislexia, alteraciones en el lenguaje oral y escrito

0
26

De acuerdo con datos proporcionados por la UNAM, 7% de los niños monolingües padecen alguna alteración del lenguaje, tal como la dislexia

Mariana Moctezuma

 

La dislexia es un trastorno del aprendizaje de la lectoescritura, que se da en niños que no presentan ningún problema físico, psíquico o sociocultural y cuyo origen parece derivar de una alteración del neurodesarrollo.

Tener este trastorno es mucho más que tener dificultades en la lectura y en la escritura, ya que existen problemas de compresión, de memoria a corto plazo, de acceso al léxico, confusión entre la derecha y la izquierda y dificultades en las nociones espacio-temporales. No existen dos disléxicos idénticos y por tanto cada caso es único y no presenta todos los síntomas.

Para detectar el problema es importante observar cuando el niño empieza a leer y a escribir, así como descartar defectos de visión, audición, coeficiente intelectual por debajo de lo normal, perturbación emocional o problemas de salud que afecten el aprendizaje.

También es importante esperar a que el niño cuente con una maduración adecuada, además del entrenamiento y las habilidades necesarias para un desarrollo adecuado en el proceso de lectoescritura, ya que en muchas ocasiones, durante este periodo pueden surgir algunas confusiones en el niño, que no tienen nada que ver con la dislexia. Pero después de los seis o siete años, el pequeño ya debió de haber consolidado las habilidades necesarias, para que su lectura y escritura sean adecuadas.

Un problema común en los niños que sufre de dislexia es que reciben un trato inadecuado, ya que los padres al no tomar en cuenta las carencias de su hijo, solo se limitan a calificarlo de torpe y esto le ocasiona problemas emocionales.

Hay que tomar en cuenta que la dislexia puede ser hereditaria, si el padre o la madre la padecen, es más probable que el niño la presente; sin embargo, esto no se sabrá hasta que el niño muestre los síntomas.

Para tratar el trastorno se puede acudir con un psicólogo de tipo clínico, educativo o con un psico-pedagogo. Es necesario que el especialista realice una valoración adecuada, para así desarrollar el mejor programa de rehabilitación para el niño, ya que ningún infante presenta los mismos trastornos, es decir, algunos pueden tener más carencias en su escritura y otros en su lectura.

Aunque en estos casos no se trata de un padecimiento que se considere grave, si el trastorno no se detecta y se trata a tiempo, el problema puede aumentar y complicarse rápidamente. Un niño que en la escuela elemental no aprende a sumar, al llegar a la escuela superior, no podrá entender álgebra.

¿Qué es?

La dislexia es un problema relacionado con el aprendizaje, que hace que resulte difícil leer, escribir e incluso realizar operaciones aritméticas. El problema está dentro del cerebro, pero no significa que la persona presenta un retraso.

¿Cuáles son las causas?

Existen dos causas principales que son los problemas en el desarrollo neuro-genético y/o una inmadurez en el sistema nervioso central. El cerebro de un niño con dislexia, presenta una disfunción en la transferencia de información a diferentes zonas del cerebro, las cuales intervienen específicamente en el proceso de escritura y lectura, por lo que no se da de forma adecuada.

Tipos de dislexia

-Fonológica o indirecta: se trata del mal funcionamiento de la ruta fonológica. El niño hace una lectura visual y deduce en vez de leer. Los niños con este tipo de dislexia pueden leer las palabras familiares, pero les resulta difícil leer palabras desconocidas, largas o pseudopalabras.

-Superficial: el trastorno se encuentra en el funcionamiento visual, leen utilizando la ruta fonológica. Los niños que la padecen no tendrán problemas a la hora de leer palabras regulares, pero sí a la hora de leer palabras irregulares.

-Mixta o profunda: están dañados dos procesos de lectura, el fonológico y visual, lo que provoca que se cometan errores semánticos.

Errores comunes

-Escritura de espejo (que es cuando el niño invierte las letras)
-Confusiones al escuchar los sonidos de algunas letras
-Torpeza motriz y disgrafías (dificultad al escribir)
-Dislexia con alteraciones verbales y de ritmo
-Dislalias (dificultad al articular las palabras)
-Inversiones de palabras
-Pobreza de expresión
-Poca fluidez verbal
-Comprensión baja de reglas de sintaxis
-Dificultad para deletrear
-Dificultad al realizar una composición
-Dificultad para realizar operaciones aritméticas
-Omisiones de letras o silabas (olvidar leer una letra o sílaba)
-Sustituciones (leer una letra por otra)
-Adicciones (añadir letras o silabas)
-Unión y fragmentación de palabras (unir y separar palabras de forma inadecuada)
-Rectificaciones y saltos de línea durante la lectura

7 Por ciento de los niños monolingües sufren alteraciones del lenguaje, según datos de la UNAM.

Cada 8 de noviembre se conmemora el Día Mundial de la Dislexia, para concientizar sobre este trastorno que afecta aproximadamente al 10 por ciento de la población global.