Día del Músico: un oficio que alegra corazones

0
43

Cada 22 de noviembre se celebra el Día del Músico, fecha en que los que se dedican a esta noble profesión brindan sus acordes para conmemorar a su patrona, Santa Cecilia

Mariana Moctezuma

Con una gran fiesta, enmarcada con alegres acordes de piezas mexicanas, flores y los platillos más representativos de la gastronomía nacional, celebrarán hoy en la plaza del Mariachi el Día del Músico, fecha que conmemora la muerte de Santa Cecilia, patrona del gremio.

La celebración comienza las primeras horas del 22 de noviembre con las tradicionales mañanitas, las cuales son interpretadas por diversos grupos locales que se reúnen en la capilla instalada en la icónica plaza ubicada en la intersección de Avenida Universidad y 5 de Febrero, en la capital queretana.

“Tradicionalmente Santa Cecilia es la patrona de los músicos, aquí en la plaza se le hizo su capilla y se le festeja cada año, justo en las primeras horas del 22 de noviembre se hace una velada con música, se le cantan las mañanitas y se le traen flores, mañana (hoy) todo el día hay eventos, se hace una misa a las 13:00 horas, cantada con mariachi y después de la comida hay una verbena con diferentes grupos”, comentó Miguel Ángel Figueroa, quien es integrante del Mariachi los Rancheros.

Para este joven, quien toca violín, es un orgullo seguir con la tradición familiar y desea que un día así como él se enamoró de la música, sus hijos continúen con este gran legado cultural.

“La música es un arte, yo empecé jugando, veía a mi papá como tocaba y yo quería imitarlo, poco a poco le va uno agarrando el gusto, me metí a una academia de música a estudiar y pues ahora me dedico solo a este hermoso oficio”, comentó Miguel Ángel Figueroa.

Asimismo, compartió algunas experiencias que ha vivido a lo largo de los años en esta emblemática plaza.

“Nosotros llevamos la alegría a cualquier evento, aunque cada una de las celebraciones son diferentes y cada una tiene sus detalles chuscos, a veces se te olvide la letra o el acorde que va, por ejemplo ahora ya nos contratan más las mujeres para llevarle serenata a los hombres, ya se han cambiado los papeles, incluso ya también hay mariachis de puras mujeres”, comentó.

Para Enod Fraile, también integrante del Mariachi los Rancheros, la música ha sido la mejor herencia que le ha dejado su padre, ya que lo ha llevado a traspasar fronteras.

“La música mexicana es mi vida, estoy muy orgulloso de mis raíces y gracias a esta he podido visitar otros países como España, Italia y Francia”, compartió.

Por su parte Juan Antonio Rivera, del Mariachi Pedregal de Querétaro, la música mexicana se siente y se toca desde el corazón, por lo que agradece poder dedicarse a este hermoso oficio, que cada día le regala anécdotas que recordará toda la vida.

“Es algo muy bonito, viene de tradición familiar, mi papá, mi hermano, mis tíos, todos se dedican a esto y yo aprendí a amar la música por ellos, cada día te regala experiencias muy bonitas y muy divertidas como que te corran de una serenata porque la chica no quiere al novio o no está en donde dijo que iba a estar”.

Vicentico, un músico ‘Fabuloso’