¿Cómo sobrevivir a los Taibo, los Noroña y las ‘Lady Champagne’?

0
5

“Yo sé que me paso de lépero, pero si algo conquistamos este julio pasado fue el derecho a llamar a las cosas por su nombre, a los culeros culeros y a los enmascarados enmascarados…”, justificó el escritor Paco Ignacio Taibo II, tras haber pronunciado la frase: “Sea como sea, se las metimos doblada, camarada”.
¡Y vaya que generó polémica su forma de expresarse, a escasos días de que Andrés Manuel López Obrador rindiera protesta!, porque se sumó a una serie de declaraciones controvertidas; tanto del ahora presidente de la República, como de legisladores de Morena; las cuales tuvieron repercusiones, incluso en el sector financiero.
Escuchar de alguien postulado para formar parte de las instituciones de la ‘Cuarta Transformación’ que “Sea como sea, se las metimos doblada, camarada”, evidentemente iba a tener un impacto.
De entrada generó todo tipo de reacciones; por ejemplo, “Lo más grave en la reciente contribución de Taibo II a la cultura política de la 4T no es el altanero desprecio a quienes lo cuestionan. Tampoco su resentido revanchismo. Lo más significativo es la ordinariez y la patanería de quien podría dirigir al #FCE. El Fondo no merece eso” tuiteó el prestigiado investigador Raúl Trejo Delarbre; especialista en temas sociales, mediáticos y políticos.
En contraste, el periodista y conductor de Radio Universidad (UAQ), Agustín Escobar escribió en su cuenta de Facebook: “Por supuesto que los castos oídos de las beatas no soportaron la leperada y necesitaron toallitas sanitarias para contener el sangrado.”
Obviamente, Paco Ignacio intensificó la confrontación entre simpatizantes de la corriente que ahora gobierna a este país y quienes tienen una forma diferente de pensar, que –me parece- México no necesita en este momento; lo que no significa que dejemos de expresarnos libremente.
¿Qué estamos ahora ante un lenguaje ‘transgresor’ y que atrás quedará ‘lo políticamente correcto’? Pensemos entonces en lo expresado por el escritor granadino Francisco José Segovia Ramos: “Transgrede aquel que quiere transformar y transformarse, use los medios que use. Quien no va más allá de lo ‘política o culturalmente correcto’ tiende a quedarse estanco, y ya sabemos que el agua estancada se corrompe, y el agua estancada absolutamente se corrompe absolutamente”.
Entendamos, como explica el lingüista Samuel Ichiye Hayakawa, que las palabras tienen connotaciones afectivas que nacen de los sentimientos personales de quien las pronuncia; y que escuchar muchas de ellas nos provoca un corto circuito, especialmente si tienen que ver con sexo (palabras tabú).
Traigo a colación todo lo anterior, porque debo reconocer que en lo personal me irritaron las palabras de Taibo (a lo mejor en el fondo soy una “beata” y no soporté la leperada… no lo sé); y he estado tratando de encontrar una sana catarsis de mis emociones.
Llegué así a la conclusión de que resulta más sano tratar de entender este nuevo contexto en el que estamos viviendo, para saber qué podemos aportar desde nuestras propias trincheras… que ¡llenarme el hígado de piedritas!
Así pues, recomiendo tolerancia; y si le resulta complicado cuente hasta diez cuanto sea necesario; de no ser así, ¿lincharemos a los Taibo, los Noroña y las ‘Lady Champagne’ con su “Se la chingaron, cabrones, porque se quedaron como cucarachas fumigadas” a los candidatos de oposición que perdieron? ¿A dónde iríamos a parar?
Eso sí, por ningún motivo debemos cesar en la exigencia de que se respeten las instituciones; recordemos que “El mando debe ser un anexo de la ejemplaridad” (Ortega y Gasset).