Hacer un balance en positivo ayuda a evitar la depresión navideña

0
287

El frío, los días cortos y la reducción de rayos solares son los principales factores que causan depresión estacional en las personas durante la época de Navidad y Año Nuevo

Mariana Moctezuma

En esta época, el frío, las fiestas y el ambiente llevan a un estado de ánimo nostálgico que puede ser normal, pero si dura por mucho tiempo, o la tristeza se agudiza, se puede convertir en una depresión severa.

Para la psicóloga clínica Marisela Martínez Ledesma, de la red de psicólogos del Patronato Psicológico Queretano, la depresión estacional o navideña tiene ciertos rasgos que coinciden con la depresión clínica, pero estos se presentan en menor intensidad.

“En Navidad yo me puedo sentir triste, tener un decaimiento, no quiero hacer las coas que tanto me gustaban, pero esto no me imposibilita para seguir con mi vida, solo te sientes un poco triste o decaído, esto causado por lo regular por una pérdida, ya sea de trabajo, de un ser querido o por algún acontecimiento desafortunado”, comentó Marisela Martínez.

Cuando se agravan los sentimientos de tristeza y desgano se puede presentar una depresión clínica, la cual tiene que ver con una mayor duración e intensidad.
“En este caso no es una tristeza regular, una persona trata de animarse o hacer sus cosas pero no puede, son momentos que llegan de pronto sin un objeto específico, no pueden decir la razón de su tristeza”.

Existen factores que influyen para que la depresión navideña se presente, como perder a un ser querido, perder un trabajo, que la familia no esté cerca o unida, concluir una relación amorosa o peleas con los amigos, todo esto tiene que ver con el balance que se hace al concluir un año.

“Consiente o inconscientemente todos hacemos un recuento en el fin de año, nos fijamos mucho en lo que no hice, no tuve, en las personas que ya no están conmigo, en las pérdidas laborales, personales, relaciones de pareja, amistades. Pero hay que tomar en cuenta que al hacer nuestro recuento anual no estamos haciendo una balanza real, estamos acostumbrados a poner más atención en las cosas que hemos hecho mal y olvidamos lo que sí hicimos, lo que sí tenemos y lo que logramos”, comentó la especialista al recordar que es importante que al hacer nuestros propósitos de Año Nuevo se planteen metas reales, ya que si se proponen metas muy altas al momento de hacer el recuento del año, se tienen sentimientos de frustración por no haberlos logrado.

También existen los factores socioculturales y nostálgicos que tienen que ver con el cambio de costumbres.

“El tipo de familias que tenemos actualmente es distinto al que teníamos hace 20 años, en cuestión numérica, las reuniones familiares ya no son de la misma cantidad que antes y eso puede crearnos cierta nostalgia. Es importante tener en cuenta que todos estos factores en aislado no pueden ser tan importantes, pero en conjunto pueden llevar a una persona a tener pensamientos suicidas, por lo que se recomienda que ante los primeros síntomas de depresión, se busque atención psicológica, ya que la salud emocional también es muy importante”.

Se recomienda a familiares y amigos poner atención en los focos rojos de quienes los rodean y si notan a alguien con síntomas es importante invitarlos a hacer actividades que mejoren su estado de ánimo y tratar de concientizarlos para que acudan a un psicólogo.

Finalmente recordó que la depresión se puede prevenir, siempre y cuando se tenga la información y las herramientas necesarias para enfrentar situaciones que no se planean vivir, como una pérdida.

Más de dos millones de jóvenes mexicanos con problemas de depresión